Filas de camiones esperan por los controles fronterizos implantados por varios países

La CE pide que se restablezcla el funcionamiento normal del espacio Schengen.

En pleno aniversario del espacio Schengen, que ha cumplido 31 años el 14 de junio, la Comisión Europea ha recordado que los controles internos introducidos por algunos países de forma temporal debido a la crisis de refugiados no sólo interrumpen la libre circulación, si no que cuestan entre 5.000 y 18.000 millones de euros.

Así, en el marco de este aniversario, la CE se compromete a salvaguardar una Europa sin controles en las fronteras interiores, ni para ciudadanos ni para empresas, en el interés común de todos los europeos. Sin embargo, en lo que respecta a las fronteras exteriores, la crisis migratoria está poniendo de manifiesto ciertas deficiencias.

Desde Bruselas, recalcan que es esencial que se restablezca el funcionamiento normal de este espacio tan pronto como sea posible, ya que la situación actual, con múltiples controles fronterizos que obstaculizan el movimiento de los ciudadanos, está afectando en gran medida a la circulación habitual en las carreteras.

Inicialmente, el ‘Acuerdo de Schengen‘ fue firmado por Bélgica, Francia, Alemania, Luxemburgo y Holanda, pero en la actualidad, cubre todos los Estados miembros de la UE, excepto Reino Unido, Irlanda, Chipre, Bulgaria, Rumanía, Croacia, Islandia, Noruega, Suiza y Liechtenstein.