En los camiones los defectos en el sistema de frenado tienen una incidencia muy superior a la de los detectados en la carrocería y el chasis.

Está prevista la apertura de una nueva ITV en Beasáin en breve.

Pocos días después de las denuncias de los transportistas vascos en relación con los problemas que desde hace tiempo vienen sufriendo los vehículos pesados para pasar las ITVs en el País Vasco, y especialmente en Vizcaya, el Gobierno Vasco ha acordado proceder a la apertura inmediata de una cuarta línea de trabajo en la ITV de Bergara, para que pueda absorber la carga de trabajo extraordinaria procedente de las oficinas de Urnieta e Irún.

De igual modo, el Ejecutivo autonómico también tiene previsto abrir nuevas estaciones de revisiones en Beasáin, Sopelana, Zalla y Zarauz, mientras que las instalaciones de Júndiz pasarán a tener seis líneas, en vez de las cuatro actuales.

Además, el Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras también tiene previsto que ITAsua abra cuanto antes una nueva ITV en concesión Zarautz, que viene a sumarse a las que ya tiene en Bergara y Júndiz, mientras que a más largo plazo se contempla abrir también una nueva estación en Beasáin, una en Zalla y una más en Sopelana. Por lo que cada uno de los lotes de ITVs de Euskadi pasará a gestionar tres estaciones.

Por otra parte, el Gobierno Vasco ha detectado, según informa Guitrans, que son las estaciones gestionadas por TUV Rheinland, las de Urnieta e Irún concretamente, las que más tiempo dedican a cada revisión, sin motivos que puedan justificarlo, por lo que ha abierto sendos expedientes informativos.