La dirección de Renfe ha pactado con UGT y el sindicato de maquinistas Semaf, la ampliación del plan de bajas voluntarias para 2017. Así, de los 565 trabajadores acordados en diciembre de 2016 se pasará a un total de 750, el mismo número de empleados al que afectaron las desvinculaciones aprobadas en 2016.

De esta forma, se podrá aumentar el número de nuevos ingresos en la correspondiente oferta de empleo, en función de la tasa de reposición que se apruebe en los Presupuestos Generales del Estado, que el año pasado ascendió al 60%.

El objetivo es transformar y rejuvenecer la plantilla, que actualmente presenta una edad media de 54 años. Por ello, los trabajadores que se acojan al programa se seleccionarán en función de su antigüedad en la compañía y su edad.

Además, se van a ofertar 210 becas formativas, cuyo proceso de selección se iniciará en el mes de marzo, con una bolsa adicional de otras 40 becas. En esta línea, Renfe Mercancías también reactivará la formación de los becarios en Portbou, Gerona, que había sido interrumpida, por lo que Semaf ha aceptado reincorporarse a las reuniones para tratar la situación de esta división.

Los organismos sindicales confían en ratificar el preacuerdo alcanzado en la comisión negociadora del Convenio Colectivo y la comisión paritaria de seguimiento del Plan de Desvinculaciones, que se celebrarán este mes de febrero.