Puesto de conducción ferroviario

Un total de 195 de las bajas corresponderán a maquinistas de la empresa ferroviaria.

Renfe ha pactado con la mayoría de sus sindicatos el lanzamiento de un nuevo plan de bajas voluntarias en 2017 para 565 trabajadores, lo que representa alrededor del 4,3% de la plantilla de la empresa, según ha indicado el diario Expansión.

La compañía ferroviaria, que ya llevó a cabo un plan de este tipo en 2016 que afectó a 750 empleados, ha acordado además que la operación lleve asociada una tasa de reposición para incorporar a nuevos efectivos.

El nuevo programa de desvinculaciones voluntarias forma parte del plan de empleo recogido en el I Convenio Colectivo de la entidad, entre cuyos objetivos está el de transformar y rejuvenecer la plantilla, que actualmente presenta una edad media de 54 años.

En este caso, de los trabajadores que abandonarán la empresa en 2017, un total de 195 serán maquinistas, 110 serán comerciales y otros 100 serán personal de talleres. Además, podrán sumarse al plan hasta 41 empleados de gestión, 29 de la estructura de dirección y 25 más de la estructura de apoyo.

Los trabajadores que finalmente se acojan al programa de desvinculaciones se seleccionarán en función de su antigüedad en la compañía y su edad. No obstante, Renfe no descarta que estas bajas voluntarias se amplíen hasta un máximo de 700 efectivos si lo permite su situación económica.