El portacontenedores Apus, de la naviera ONE, ha partido finalmente del puerto de Kobe, en Japón, después de retirarse de la cubierta cientos de contenedores que resultaron dañados o desplazados durante un accidente ocurrido el 30 de noviembre.

El buque navegaba entre China y Long Beach, California, cuando perdió unos 1.816 contenedores a causa de una tormenta, a unas 1.600 millas al noroeste de Hawai. A ello se sumaron otras tantas unidades caídas en la cubierta.

Por eso, tuvo que ser desplazado a Kobe, donde llegó el 8 de diciembre, para las correspondientes operativas de descarga y reparaciones. En total, a día 26 de febrero, se habían descargado 940 contenedores.

Se calcula que llegará a Long Beach el día 30 de marzo, aunque debido a la congestión de los puertos de la zona, podría no atracar hasta el 7 de abril aproximadamente. El buque, con una capacidad de 14.000 TEUs, cubre la ruta Far East Pacific 2.

El accidente fue el peor de los que se han venido sucediendo en las rutas transpacíficas esta temporada, donde los buques navegan con unos elevados niveles de carga.

Según un informe del Consejo Mundial de Navegación, se pierden una media de 1.382 contenedores cada año de los 5.000 buques operativos, pero el número puede variar considerablemente cuando ocurren cosas de este tipo.