El Parlamento Europeo ha aprobado este jueves 28 de abril el pilar técnico del Cuarto Paquete Ferroviario, que ahorrará tiempo y reducirá los costes a hora de certificar que los operadores, locomotoras y vagones cumplen las exigencias técnicas y de seguridad.

El objetivo de estas nuevas reglas, que ya habían sido pactadas informalmente con la Comisión Europea y el Consejo, es reducir los obstáculos técnicos que los diferentes estándares nacionales generan a los operadores y fabricantes de material rodante.

Los cambios aprobados el jueves constituyen la primera parte de la reforma ferroviaria, cuyo objetivo es mejorar el funcionamiento del sector, atraer inversión e incentivar el uso del transporte ferroviario. También deberá ayudar a la UE a cumplir sus objetivos de reducción de emisiones para el conjunto del sector del transporte.

El pilar técnico del Cuarto Paquete Ferroviario se divide en tres partes, que comprenden las directivas sobre seguridad ferroviaria, sobre interoperabilidad ferroviaria y sobre el Reglamento de la Agencia Ferroviaria Europea.

Los procedimientos para obtener autorizaciones de comercialización de material rodante y certificados de seguridad para los operadores deberán acortarse y simplificarse, dado que en ambos casos la Agencia Ferroviaria Europea (ERA) estará autorizada para concederlos. En la actualidad, los fabricantes y operadores deben solicitarlos a las autoridades nacionales.

Procedimientos de autorización y certificación

Una vez entre en vigor el nuevo paquete, las solicitudes de certificados de seguridad de compañías y las autorizaciones para locomotoras y vagones de servicios transfronterizos se presentarán ante la ERA. Para servicios y comercialización dentro de un país, los operadores y fabricantes podrán elegir entre la ERA o las autoridades nacionales.

La Agencia creará un sistema de información y comunicación, que funcionará como una ventanilla única para todas las solicitudes de certificación y autorización comercial.

Además, la ERA también tendrá un papel más relevante para garantizar el desarrollo de los sistemas de control y mando, ya que podrá evaluar las soluciones técnicas incluidas en las ofertas de licitación publicadas por el Sistema europeo de gestión del tráfico ferroviario (ERTMS) para el suministro de equipamiento de tierra. Por otro lado, el acuerdo también contempla una armonización adicional de los estándares técnicos.

Los nuevos procedimientos de autorización y certificación estarán operativos tres años después de la entrada en vigor de las nuevas reglas. Los países podrán ampliar este plazo un año más, si lo justifican ante la Comisión Europea y la ERA.