Precio gasóleo

El consumo de gasóleo se ha reducido más de 4% en 2011 debido a la crisis, a pesar de lo cual el precio no hace más que subir. Después de los precios máximos alcanzados en el mes de agosto 2008, con precios por litro del gasóleo de 1,519 euros en Alemania, 1,46 euros en Francia o 1,345 euros en España, el 2012 ha comenzado superando esas cifras con los máximos absolutos de los últimos cinco años.

Aún así, España es el cuarto país de la Unión Europea con el gasóleo de automoción más barato después de impuestos, a 1,33 euros el litro, lejos de la media europea, a 1,46 euros.

Sólo Luxemburgo con el precio del carburante a 1,23 euros, Chipre a 1,31 euros o Bulgaria a 1,24, venden el gasóleo más barato que en España. Las grandes potencias europeas como Alemania (1,44), Francia (1,39) o Reino Unido (1,70) cuentan con precios más caros, siendo este último el país de la Unión con el precio más elevado, seguido de Italia, a 1,68 euros el litro.

Sin embargo, el precio del carburante de automoción antes de impuestos en España es superior al de la media europea, al situarse en 0,77 euros por litro, frente a los 0,75. En este caso, Alemania a 0,74 euros, Francia a 0,68 y Reino Unido, a 0,72 cuentan con precios antes de impuestos para el carburante más baratos que el nuestro, e incluso que de la media europea. No obstante, el precio en España sigue lejos de países como Finlandia, cuyo carburante antes de impuestos se sitúa a 0,90 euros el litro, o de Grecia, que alcanza los 0,82 euros.

El céntimo sanitario

El Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos, IVMDH, es un gravamen que recae sobre el consumo minorista de los productos sujetos al Impuesto Especial de Hidrocarburos. El IVMDH está compuesto por dos tramos: el estatal, fijo para todas las Comunidades Autónomas, y el autonómico, conocido como céntimo sanitario, en el que las propias comunidades pueden ejercer o no su derecho de imposición.

De esta manera, son muchos los profesionales del sector del transporte por carretera que han arremetido contra este impuesto, al considerar que perjudica la productividad y la competitividad del sector, al existir importantes diferencias en el gravamen a soportar en el tramo autonómico, dependiendo de la Comunidad Autónoma en que nos encontremos. En el caso del gasóleo, esta variación abarca en la práctica desde los 24€/1.000 litros en las Autonomías que sólo aplican el tramo estatal, hasta los 48€/1.000 litros de aquéllas con el tramo autonómico más elevado.

La Unión Europea considera que este impuesto no se ajusta a la legislación europea, y por ello ha solicitado a España en varias ocasiones que lo adapte al Derecho Comunitario. Hace a penas unas semanas, la Comunidad Valenciana anunciaba que devolvería íntegramente el impuesto a los transportistas.

Por qué sube el precio

Varios motivos están provocando la subida del precio del gasóleo. Uno de ellos es el incremento de la demanda de energía debido a la ola de frío siberiano que está sufriendo Europa, lo que sitúa al crudo en su nivel más alto de los últimos meses.

Por otro lado, el embargo aprobado por la Unión Europea a Irán, es un factor fundamental pues España compra al régimen iraní el 14% del petróleo que consumimos. Aún así el Ministerio de Asuntos Exteriores considera que no es un obstáculo al poder comprar a países como Arabia Saudí o Rusia.

Todo apunta a que los precios seguirán en alza debido al encarecimiento del petróleo, la implantación del céntimo sanitario en comunidades como Cataluña o Castilla y León y el posible aumento del impuesto sobre hidrocarburos.