Los contenedores para la importación han repuntado un 11,5%.

El puerto también acaba de cerrar un acuerdo con el de Yokohama, en Japón.

Tailandia ha sido el mercado escogido por la comunidad portuaria de Barcelona como destino de la próxima misión empresarial organizada por el puerto. Así lo ha explicado la presidenta de la Autoridad Portuaria, Mercè Conesa, que ha reconocido que se trata de una localización geográfica estratégica en el mercado asiático.

Este país es uno de los mercados emergentes del continente, en contraposición a Japón, mucho más maduro. El puerto contará con el apoyo de WCA, una de las principales redes de transitarios internacionales que agrupa a más de 7.351 oficinas de 193 países de todo el mundo y que tiene su sede en Bangkok.

Esta misión contribuirá a la creación de sinergias en esta gran red logística para facilitar e impulsar sus oportunidades de negocio, que beneficiarán tanto a los integrantes de este viaje empresarial como a aquellas empresas que forman parte de la WCA, de la que forman parte tanto el puerto como Ateia-Oltra Barcelona.

Misión comercial en Yokohama

Además, este tipo de acciones comerciales permiten aumentar el conocimiento sobre el puerto de Barcelona, que acaba de cerrar un acuerdo con el de Yokohama, en Japón, para facilitar los intercambios comerciales entre ambas infraestructuras y promover iniciativas enfocadas a la sostenibilidad.

El objetivo es intensificar la cooperación a nivel tecnológico y de gestión de las relaciones institucionales, para buscar nuevas oportunidades de negocio y promover el comercio entre Japón y España, así como la formación portuaria.

Yokokama es, como Barcelona, un puerto muy diversificado que mueve diferentes tipos de mercancías, como contenedores y automóviles. Da servicio al área metropolitana de Tokio y en el año 2018, ha manipulado un total de tres millones de TEUs.

La Autoridad Portuaria ha aprovechado su visita a Japón para mantener sendos encuentros con los directivos de ONE y Nissan. En el primer caso, han confirmado su voluntad para aumentar los servicios marítimos entre Asia y el Mediterráneo.

Por su parte, el fabricante automovilístico ha reafirmado su compromiso con las instalaciones de Cataluña y ha agradecido el apoyo de la Generalitat a la nueva planta de pintura de la Zona Franca, que supondrá una inversión de 70 millones de euros.