El presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón, Rafa Simó, ha hecho balance de su primer año de gestión al frente del organismo público y ha esbozado los proyectos de futuro para este enclave.

Destacan la implantación del Plan Estratégico 2024 como hoja de ruta, una apuesta decisiva por la transparencia, la activación del Código Ético, la potenciación de alianzas estratégicas, el avance en tramitación de infraestructuras productivas que incrementarán la competitividad y conectividad de PortCastelló, y un cambio en la dirección con la incorporación de José María Gómez al frente.

El balance del presidente se estructura en tres líneas principales. En la vertiente social, se ha referido a las gestiones realizadas para convertir al puerto de Castellón en un hub de la innovación, la transformación digital y el conocimiento, así como los acuerdos alcanzados para impulsar la formación especializada del sector logístico-portuario.

En el aspecto medioambiental, el presidente portuario se ha referido a dos actuaciones que evidencian el compromiso del puerto de Castellón con un crecimiento sostenible. La aprobación del Código de Buenas Prácticas Medioambientales y la firma de un convenio de Calidad del Aire.

En la vertiente económica, Simó ha destacado el buen comportamiento del enclave en el tráfico de mercancías. De hecho, el puerto se mantiene en noveno lugar del sistema portuario español y se consolida como el segundo en tráfico de graneles sólidos y a una distancia de más de un millón de toneladas del tercero, que es Tarragona, gracias al dinamismo del sector cerámico.

En cuanto a las inversiones ejecutadas durante el último año por valor de casi 10 millones de euros, cabe citar el puente sobre el canal de Iberdrola, el nuevo atraque de líquidos o la red contraincendios en la dársena sur.

También se ha  avanzado en tramitaciones relacionadas con la conectividad ferroviaria que situarán al puerto entre los mejor conectados del sistema portuario, mejorarán la competitividad del mismo y atraerán nuevos inversores.

También se ha informado de las actuaciones futuras condensadas en once planes para crecer de manera eficiente, sostenible.

El Proyecto Octopus supondrá ganar 420.000 m² de nueva superficie para usos protuaros.

PortCastelló 2030

El proyecto Octopus, cuenta con un presupuesto inicial de 93 millones de euros, y supondrá ganar 420.000 m² de nueva superficie y 865 metros lineales de muelles con un calado de 16 m.

Este proyecto permitirá disponer de un total de 700.000 m² en la dársena sur para desarrollar grandes proyectos industriales, que ayuden a consolidar el puerto de Castellón como un enclave industrial, químico, enfocado en nuevas tecnologías y combustibles sostenibles, tal y como marca el Plan Estratégico.

En definitiva, el reto planteado en PortCastelló 2030 pasa por alcanzar para 2030 los 30 millones de toneladas en tráfico de mercancías, 30 millones de inversión ajena anuales, desarrollar 30 proyectos sociales al año, y reducir un 30% el consumo de energía y un 30% las emisiones.

Por último, Rafa Simó se ha referido al accidente del 28 de mayo del Nazmiye Ana. «42 días que nos han marcado y que muchos recordaremos como de las peores semanas de nuestras vidas».