La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha cerrado el año 2020 con 10.034.265 toneladas cargadas y descargadas en sus instalaciones, un 10,4% por encima del escenario de demanda estimado en el plan de empresa, donde la previsión alcanzaba solamente las 9.090.00 toneladas.

No obstante, el tráfico ha estado un 10,3% por debajo del nivel de 2019, en línea con el descenso registrado en el conjunto del sistema portuario español con motivo de la pandemia del Covid-19 y de la salida abrupta del mix energético de las centrales térmicas.

De hecho, con el mismo carbón movido que en 2018, cuando se alcanzaron las 4.730.790 toneladas, el puerto habría rozado los 14,8 millones de toneladas, pulverizando su récord absoluto, que está en 13,7 millones.

En cualquier caso, conviene señalar que ha batido su marca de graneles líquidos y contenedores movidos en un solo año. En el primer caso, el aumento ha sido del 27% hasta las 2.936.159 toneladas, lo que supone un 10,2% respecto a la anterior, alcanzada en 2011 con 2.665.098 toneladas.

Esto se explica fundamentalmente por el buen comportamiento de las importaciones de gas natural licuado. Por su parte, el tráfico de contenedores ha aumentado un 50,7% hasta los 12.473 TEUs y un 35,5% medido en toneladas, con 129.237, por la creciente actividad en la terminal de contenedores de Caneliñas, que ya cuenta con tres líneas regulares.

Mercancía general y graneles sólidos

En cuanto al tráfico de mercancía general ha caído un 6,5% respecto a 2019, mientras que los graneles sólidos se han reducido un 21,3%. El balance desagregado del ejercicio refleja que el ránking de mercancías en 2020 lo lidera la bauxita, con 4.532.014 toneladas movidas, seguida por el GNL, con 1.454.337.

Completan la clasificación la alúmina, con 1.230.124 toneladas, el fueloil, con 521.933, los aceites, con 301.598, la sosa cáustica, con 278.649, la madera, con 271.542, la chatarra, con  248.936, el biodiésel, con 212.056, y el acero, con 155.842, entre otras mercancías.

Entre los diez grandes tráficos, en términos relativos, las evoluciones más favorables las presentan el gas natural licuado y la bauxita, con subidas del 61,1% y del 12,8 % respectivamente.

De cara a 2021, la intención de la Autoridad Portuaria es seguir sumando nuevos tráficos de valor añadido, por lo que sigue trabajando en otras líneas de negocio que esperan puedan fructificar a lo largo del ejercicio.