granito graneles solidos ferrol

A lo largo de 2019, se han movido 11,15 millones de toneladas.

La Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao ha cerrado 2019 con una caída del 18% en sus tráficos, que se han situado en los 11,15 millones de toneladas. Mientras la mercancía general se ha incrementado un 0,9% y los graneles líquidos un 6%, los sólidos han experimentado un descenso del 24,7%.

A la cabeza del ranking de mercancías, se encuentra la bauxita, con 3,9 millones de toneladas, seguida por el carbón, con 2,1 millones, y la alúmina, con 1,1 millones. Las que han experimentado un mayor crecimiento han sido la madera, el fuelóleo, los aceites, la chatarra y el GNL, que han repuntado un 34%, un 18,6%, un 15,3%, un 7,6% y un 6,3% respectivamente.

Por su parte, la mercancía contenerizada se ha disparado un 116,3% hasta alcanzar las 95.506 toneladas, aumentando el número de TEUs en un 82,6% hasta los 8.275 gracias a la entrada en servicio de una línea regular internacional de contenedores en el Puerto Exterior en 2018.

En el polo opuesto, la transición energética y los problemas de competitividad de las industrias electrointensivas están condicionando la actividad en los muelles de Ferrol, pues en 2019 el movimiento de carbón ha caído un 54,3%, la bauxita un 6,5% y la alúmina un 2,6%.

Es por ello que la Autoridad Portuaria busca desde hace varios años tráficos alternativos que permitan invertir la tendencia y ha emprendido inversiones para mejorar la conectividad de sus instalaciones, como la construcción del acceso ferroviario a los muelles exteriores.

Asimismo, apoya proyectos clave en el nuevo modelo económico, como el gran hub de GNL del noroeste ibérico y ha puesto en marcha un nuevo PIF para captar mercancías de origen animal destinadas al consumo humano procedentes de fuera de la UE.

Para 2020, se espera una nueva caída de la actividad, por lo que desde el puerto siguen reclamando una transición energética ordenada, justa y no lesiva para los intereses de la comunidad portuaria. Además, reclaman la aprobación de un estatuto que permita a las empresas electrointensivas planificar su gestión y disponer de una tarifa competitiva y estable que asegure su futuro.