El presidente de la Autoridad Portuaria de La Coruña, Martín Fernández Prado, se ha reunido con representantes del grupo municipal de Marea Atlántica, en el marco de la ronda de encuentros institucionales que está manteniendo con las formaciones políticas y el resto de entidades ciudadanas.

Uno de los aspectos que ha centrado la reunión ha sido la planificación de los terrenos del puerto interior, ya que Fernández Prado cree necesario establecer un marco financiero y de ordenación, que incluya aspectos fundamentales como los costes de urbanización y el análisis de una posible redefinición de espacio.

Para ello, deben tenerse en cuenta aspectos como la cobertura de las necesidades de la industria de la transformación de pescado o el futuro de la estación de mercancías de San Diego.

En todo caso, el presidente considera que es necesario constituir cuanto antes la delegación especial del Consejo de Administración del Puerto, en la que estén representadas las distintas administraciones, para diseñar la hoja de ruta definitiva para la transformación.

Por otro lado, Fernández Prado ha agradecido el interés de la Marea Atlántica por los retos y preocupaciones del puerto, desde el enlace ferroviario de Punta Langosteira hasta la deuda contraída por la construcción del Puerto Exterior.

Conviene apuntar que en el mes de marzo Repsol iniciará las obras de su poliducto en el Puerto Exterior, con lo que se calcula que estará operando en Langosteira en agosto de 2022. De este modo, los grandes petroleros dejarán de entrar en la bahía coruñesa.