La Autoridad Portuaria de Tarragona ha completado, después de cuatro meses, la mejora de las infraestructuras ferroviarias en el Muelle de Castilla. Las actuaciones han consistido en el desdoblamiento de una vía de ferrocarril, creando una nueva en paralelo a la ya existente, con una longitud de 300 metros.

La nueva vía, de ancho ibérico, tiene el objetivo de mejorar la capacidad de carga y maniobra de las composiciones ferroviarias en este muelle, en el que mayoritariamente se cargan productos agroalimentarios a granel.

La vía directa existente presentaba una longitud que no se adecuaba a las necesidades operativas de los nuevos tráficos ferroviarios del puerto. Esto provocaba interferencias con las operativas de buques en la zona de Castilla Sur, la más próxima al cantil del muelle.

Por este motivo, era necesario desdoblar la vía de Castilla Norte, para poder operar sin causar molestias en otras operativas. La obra ha requerido el desdoblamiento de la vía ferroviaria existente a la calle Ávila del Muelle de Castilla, mediante una vía de hormigón y el acondicionamiento del desvío situado en la intersección de las calles Ávila y Salamanca, en el mismo muelle.

Las empresas que operan en el puerto tarraconense cada vez utilizan más los servicios ferroviarios. Es el caso de las dedicadas al transporte de productos agroalimentarios hacia el Valle del Ebro, Lérida, Monzón, Zaragoza y Vic.

Desde 2019, el puerto mueve unos tres trenes semanales de este tipo de carga, principalmente correspondiente a maíz, con picos de cinco trenes semanales desde abril. Cada año, se mueven unos cinco millones de toneladas de media, lo que lo convierte en uno de los tráficos más destacados del puerto.