terminales-contenedores-puerto-valencia-2

Con las nuevas instalaciones, el puerto de Valencia tendrá cuatro terminales de contenedores.

Tras su aprobación por el consejo de administración celebrado este pasado viernes, la Autoridad Portuaria de Valencia ya ha dado a conocer más detalles en relación con el proyecto de nueva terminal de contenedores en la ampliación norte del enclave levantino, que será la cuarta para estos tráficos del puerto.

Este proyecto implicará el desarrollo de una terminal con importantes avances tecnológicos para operaciones sostenibles y competitivos para reforzar el papel del puerto de Valencia como un puerto mixto en el oeste del Mediterráneo, con capacidad para dar servicio a buques de más de 24,000 TEUs, que incorpore desarrollo “greenfield”, adecuado para el concepto de una terminal automatizada, con capacidad para que el puerto de Valencia esté en condiciones de asumir un tráfico de cinco millones de TEUs en el horizonte de 2050.

Características de la futura terminal

Las instalaciones contarán como mínimo con 800 metros de línea de atraque y 49 hectáreas de superficie para una terminal semiautomatizada, que podrá desarrollarse por fases hasta ocupar el 100% del muelle y la superficie puesta a disposición, con plazos que oscilan entre los 35 años para propuestas de ocupación parcial, así como de  50 años para propuestas que contemplen la ocupación completa de la terminal ofertada.

En total, las instalaciones podrían llegar a tener un muelle de hasta 1.970 metros de longitud con calado de 20 metros, una superficie de explanada adyacente y compactada de 137 hectáreas, así como un canal de acceso marítimo con 22,50 metros de calado.  Además, la Autoridad Portuaria se compromete a ejecutar los viales de conexión viaria y ferroviaria de la parcela con la red general del puerto.

Los interesados en optar a este concurso deberán contar con experiencia en la gestión terminales de contenedores con movimientos superiores a un millón de TEUs anuales y solvencia económica para afrontar inversiones que pueden superar los 700 millones de euros.

De igual modo, se permite optar a empresas o grupos empresariales que cuentan ya con una terminal de contenedores en el puerto de Valencia, aunque, para evitar que se puedan producir situaciones de posición de dominio previstas en la vigente ley de puertos, deberán presentar oferta para una terminal con capacidad superior en un 50% a la que controlen actualmente y, de igual modo, tendrán que abandonar su terminal actual en un plazo determinado desde el inicio de la explotación de la nueva terminal, por lo que tendrán derecho a una compensación económica por el valor de las obras e instalaciones no desmontables pendientes de amortizar.