La Autoridad Portuaria de Valencia ha encargado un estudio de amarre y operatividad por viento para el muelle de contenedores de la ampliación norte del enclave levantino.

El trabajo se ha adjudicado a Siport XXI, que, con una oferta por valor de 13.310 euros, se ha impuesto a otros dos competidores.

De esta manera, la empresa de ingenería marítimo portuaria madrileña llevará a cabo este estudio durante un plazo de quince días, unos meses después de que la Autoridad Portuaria iniciará un estudio de soluciones y la redacción del proyecto constructivo de su acceso ferroviario y viario, así como de su integración con la red actual del enclave valenciano.

Con este análisis de amarre y operatividad por viento, el puerto de Valencia sigue completando fases para la nueva terminal de contenedores de su ampliación norte, un proyecto de gran envergadura que supondrá poner a punto las instalaciones portuarias para nuevos tráficos.

Según los cálculos de la propia Autoridad Portuaria, estas obras generarán un valor añadido bruto cercano a los 6.000 millones de euros y permitirá al puerto cubrir la necesidad de más espacio para un enclave que ya está al 73% de su capacidad máxima. Así mismo, con esta obra la dársena quiere evitar perder tráficos.

La ampliación norte del puerto de Valencia cuenta con una inversión público-privada de 1.400 millones y con ella se quiere dar solución a diversos retos que presenta el futuro de la dársena.