el puerto de Valencia en su integracion con la ciudad

La Autoridad Portuaria se ha erigido como referente europeo en gestión ambiental.

El puerto de Valencia ha reducido su huella de carbono un 17,31% desde 2008, pasando de 3,12 kg de CO2 por tonelada movida a 2,58 kg en 2014. La metodología empleada para la cuantificación sigue los requisitos establecidos en la norma ISO 14064-1:2012, lo que convierte a Valencia en el primer puerto del mundo en verificar su huella bajo este referencial.

La Autoridad Portuaria de Valencia dispone de las certificaciones medioambientales más exigentes, como el certificado medioambiental europeo de puertos PERS (‘Port Environmental Review System’), la ISO 14001 y el Certificado Europeo de Gestión y Auditoría Medioambiental EMAS III.

De igual manera ha encabezado diversos programas de cooperación portuaria, tanto nacionales como internacionales, como el proyecto Climeport, que busca paliar los efectos del cambio climático, y Ecoport II, implantado en las empresas que operan en los puertos de Valencia, Sagunto y Gandía para sensibilizar a la comunidad portuaria sobre la necesidad de un desarrollo sostenible.

Sistema de Gestión Ambiental

Asimismo, ha implementado un Sistema de Gestión Ambiental para mantener el equilibrio entre el incremento de la actividad en los tres puertos y la protección del entorno natural, que incluye una red de vigilancia ambiental, que le permite controlar y analizar indicadores relacionados con el agua, la atmósfera, los residuos, el suelo y los ruidos.

Mensualmente, se lleva a cabo un seguimiento de la calidad de las aguas a partir de una red de control que consta de 17 equipos.

En lo que respecta a la calidad atmosférica, la red de control está compuesta por ocho estaciones meteorológicas, dos captadores de partículas de alto volumen en continuo y una cabina de inmisión que permiten elaborar informes periódicos sobre la calidad del aire.

En cuanto a la vigilancia de la calidad acústica, se lleva a cabo mediante una red de tres sonómetros en la zona de integración puerto-ciudad, así como mapas de ruido de los tres recintos portuarios.

También cuentan con un centro de transferencia de residuos para los desechos generados por la propia Autoridad Portuaria en los diferentes recintos y por las empresas concesionarias.