Rafael Aznar presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia

Rafael Aznar, afronta su más que probable relevo al frente de la Autoridad Portuaria de Valencia

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Rafael Aznar, ha señalado, sobre su posible cese del cargo tras su imputación por presuntas irregularidades en la gestión de la autoridad portuaria, que «el que nombra tiene la facultad de remover» y no tiene «ninguna valoración» sobre hechos «que no se han producido».

Así se ha manifestado Aznar en declaraciones a los medios momentos antes de acudir al coloquio organizado por el Propeller Club de Valencia para analizar los nuevos retos logísticos, al que ha asistido el presidente de la Autoridad Portuaria de Barcelona, Sixte Cambra.

Recientemente, el juzgado de Instrucción número 14 de Valencia ha imputado a Rafael Aznar por presuntas irregularidades en los pagos por sus trabajos en Valencia Plataforma Inermodal Logística y en la Fundación Valenciaport.

El presidente de la APV ha indicado respecto a su imputación que el proceso judicial «tiene sus tiempos y sus ritmos y hay que respetarlos», tal y como ha manifestado «desde el minuto cero». «Y en eso estamos», ha agregado.

Ha señalado que irá a declarar, el próximo 3 de diciembre, «con el máximo interés y con total transparencia, como siempre», y ha insistido: «tengo la convicción de que hemos hecho las cosas correctamente; espero y confío que allí quede todo absolutamente demostrado».

«No tengo más que añadir en un proceso que está en sede judicial, hay que ser extremadamente prudente», ha incidido.

Respecto a la posibilidad de que en próximas fechas se pueda producir su cese, Rafael Aznar ha asumido que «el que nombra tiene la facultad de remover» y ha asegurado, preguntado sobre si se le ha dicho algo al respecto, que no tiene «ningún hecho acontecido que comunicar».

Por otra parte, preguntado por la búsqueda de candidatos para relevarle en el cargo, ha indicado que lo ha leído en la prensa, pero ha instado a dejar «que los tiempos transcurran y ver qué acaba pasando».

Relevo de Aznar

En este sentido, el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, ha asegurado recientemente que «se van a producir cambios”que se acometerán “en su debido momento y no tardarán mucho”, al frente de las Autoridades Portuarias de Valencia y de Alicante. En este último caso, el presidente del puerto de Alicante, Joaquín Ripoll, también está imputado por otros cinco posibles delitos.

A raíz de estas declaraciones, los rumores sobre los sucesores de Aznar se han disparado, aunque su relevo plantea una serie de problemas. En primer lugar, las elecciones de mayo de 2015, que, previsiblemente, harían salir del gobierno autonómico al PP, por lo que el nuevo nombramiento tendría fecha de caducidad al frente del puerto.

Además, actualmente la infraestructura no pasa por sus mejores momentos. Después de un largo periodo de crecimiento, sus tráficos se han estancado en los últimos meses, a la vez que los puertos vecinos han visto aumentar sus cifras. Asimismo, se encuentra aún dentro de la negociación del convenio colectivo de la estiba, que se mantiene ya desde hace un año para conseguir que se rebaje los costes en este concepto.

Por otro lado, el pasado viernes 14 de noviembre, la portavoz del Consell, María José Català ha explicado se trata de un relevo que tiene que producirse «con negociaciones con el Ministerio de Fomento», con el que están en conversaciones. «En el momento que tengamos cerrado este asunto, si se produce el relevo y cómo se produce, daremos cuenta», ha asegurado.

También el presidente de la Federación Agroalimentaria de la Comunidad Valenciana, Federico Félix, ha reconocido que los empresarios han reclamado que en esta renovación, se renuncie a ‘perfiles políticos’ en los puertos y que se apueste por profesionales con amplia experiencia en el sector, al frente de ambas entidades públicas.