contaminacion humo tubo escape

Las emisiones contaminantes del transporte y almacenamiento suponen el 14,19% del total del país.

Tras caer en 2016, el aumento de actividad registrado en el sector de transporte y almacenamiento durante el año pasado ha traído un aumento de sus emisiones contaminantes en un 3,5% anual, por encima de la media de todos los sectores económicos, hasta sumar un total de 48,81 millones de toneladas de gases de efecto invernadero a la atmósfera en 2016, según el Instituto Nacional de Estadística.

Así pues, el sector logístico y de transporte de nuestro país constituye el 14,19% del total de 343,96 millones de toneladas de gases de este tipo que se vertieron al aire en España en 2017 y que, por su parte, supusieron un crecimiento de un 2,6% anual.

Un año antes, en 2016, la logística y el transporte emitió el 10,68% del total de 338,63 millones de toneladas de gases de efecto invernadero que se vertieron al aire en España.

Con mayor detalle, el transporte y almacenamiento fue responsable de emitir 48,12 millones de toneladas de dióxido de carbono en 2017, un 3,57% más que en 2016, 27.700 toneladas de metano, un 3,75% anual más, y 528.100 toneladas de óxido nitroso, un 3,41% más que un año antes.

Todos los segmentos, menos uno, aumentan sus emisiones

Por ramas de actividad, 30,92 millones de toneladas de gases de efecto invernadero corresponden al transporte terrestre, un 2,49% más que en 2016, 15,16 millones de toneladas corresponden al transporte aéreo, un 5,8% anual más, y 2,06 millones de toneladas al transporte marítimo, un 2,6% más que en 2016.

Así mismo, el segmento de almacenamiento y actividades anexas al transporte vertió 616.100 toneladas de gases contaminantes a la atmósfera en 2017, un 1,58% anual menos, mientras que las actividades postales y de correo emitieron 55.900 toneladas, un 1,93% menos que en 2016.

Consecuentemente, el transporte terrestre constituye un 63,34% de las emisiones contaminantes del sector logístico y de transporte español en 2017. A continuación, el transporte aéreo supone un 31,05% y el transporte marítimo suma un 4,23%.

De igual modo, el almacenamiento y actividades anexas al transporte se queda en un 1,26% de las emisiones de gases contaminantes del sector en 2017, mientras que el 0,11% restante corresponde a actividades postales y de correo.