El vicepresidente de la Comisión Europea y responsable de la política de competencia, Joaquín Almunia, ha decidido dar por terminado el proceso de revisión y prorrogar las directrices sobre ayudas de Estado al transporte marítimo sin modificación.

Esta decisión es de su competencia exclusiva y, por tanto, no requiere confirmación por el colegio de comisarios. Así se lo ha confirmado a Juan Riva, presidente de la European Community Shipowners’ Associations (Ecsa), el jefe del gabinete del comisario en una reunión mantenida recientemente en Bruselas.

Como consecuencia de esta decisión, y teniendo en cuenta que las directrices no tienen fecha de caducidad, se seguirán aplicando durante un período indeterminado

Aunque no se descarta una posible revisión futura, la misma tendría que ser precedida de un proceso formal de consulta, como el que se ha aplicado en esta ocasión, y llevaría, en principio, bastante tiempo.

Directrices claves para las condiciones competitivas

Las actuales directrices fueron adoptadas en 2004, con pocos cambios respecto de las anteriores, de 1997, que fueron diseñadas para invertir la preocupante tendencia de fuerte declive de la flota mercante de pabellones de la UE, respecto de la flota mercante mundial, que comenzó a principios de los años 80. 

El objetivo de las directrices es establecer un marco, que permita a los armadores europeos operar en condiciones competitivas, con los buques inscritos en registros abiertos bajo banderas de países terceros.

Las directrices son la base jurídica de los registros especiales y los sistemas de tributación por tonelaje, que son clave para la operación competitiva de los buques europeos.