El comercio marítimo entre el Lejano Oriente y Estados Unidos cerrará en 2019 su primer ejercicio en negativo en toda una década, al reducirse en un 2% los tráficos respecto al ejercicio anterior. Los volúmenes han crecido ligeramente en los tres primeros trimestres, a pesar de la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos y China, tal y como señalan desde Alphaliner.

En cambio, en los últimos tres meses del año se espera un significativo descenso, dado que los cargadores no realizarán pedidos con antelación para evitar la imposición de aranceles, como sucedió en 2018. Los últimos datos disponibles, correspondientes al mes de octubre, muestran una caída del 3,9% en los tráficos, pero se prevé que los de noviembre y diciembre sean todavía peores.

Los volúmenes récord de los dos últimos meses de 2018 no se repetirán este año, teniendo en cuenta que en los diez primeros meses se han movido 13,15 millones de TEUs entre ambas zonas, apenas un 0,02% más que en el ejercicio anterior.

Debe tenerse en cuenta que los puertos de Los Ángeles, Long Beach y Oakland, situados en la costa oeste de Estados Unidos, han acumulado un descenso del 12% en octubre, tras una caída del 13,2% en los contenedores de entrada y del 4,9% en los de salida.

Por su parte, los puertos de la costa este esperan también caídas para el décimo mes del año, aunque serán menores que en la costa oeste. Mientras tanto, se mantiene la incertidumbre sobre la imposición de nuevos aranceles y a pesar de las cancelaciones de escalas realizadas en noviembre, sigue sin reducirse demasiado la capacidad en las rutas transpacíficas.

¿Cómo ha afectado a las navieras?

Maersk, MSC, Hapag-Lloyd y Cosco han sido los principales perdedores en la contienda por el mercado transpacífico, pues sus tráficos se han reducido entre un 3,1% y un 4,5% respecto al año anterior. Del mismo modo, PIL y Wan Hai han anotado descensos hasta octubre, mientras que el resto de navieras que operan en estas líneas han registrado un crecimiento del tráfico.

Evergreen ha sido una de las más beneficiadas, con un incremento del 10,3% en sus tráficos, junto a SM Line, cuyos volúmenes han aumentado un 10,4%. Por su parte, ONE ha logrado un repunte del 1,8%.