Lo habían advertido en una carta enviada a finales de agosto y a día de hoy, siguen dispuestas a cumplir su amenaza. Las asociaciones de transporte asturianas Asetra y Cesintra han acordado dejar de prestar servicio para ArcelorMittal a partir del 1 de octubre, ante la decisión de la empresa de reducir en un 5% el precio que pagaban por el transporte de mercancías.

La siderúrgica tiene ahora dos semanas por delante para plantear una nueva estrategia si quiere que los transportistas integradas en ambas asociaciones continúen cubriendo sus operativas. Para el transporte asturiano, se trata de su principal cliente, pero sostienen que la aplicación de esta medida tendría efectos «negativos e irreversibles» para las empresas y autónomos.

En este sentido, muchos se verían abocadas al fracaso, dado que su margen de beneficios es actualmente inferior a ese 5% sobre la facturación que pretende recortar su principal cliente.

Cada día se mueven unos 300 camiones por las instalaciones que la siderúrgica tiene repartidas por el Principado, tal y como explican desde La Nueva España, que explica que en los últimos días la compañía ha tratado de negociar de manera individual con algunos transportistas, sin éxito.