El transporte gallego reniega de las bonificaciones anunciadas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para aplicarse en los peajes de la AP-9, una de las vías de alta capacidad que vertebra Galicia.

En este sentido, Fegatramer señala que la empresa concesionaria es la gran beneficiada, que, como informa la organización empresarial, «ha visto prorrogada su concesión hasta el 2048, ha sido autorizada a aumentar durante los próximos años los peajes en cantidades sonrojantes, muy por encima del IPC, ha visto incentivado el uso de esta autopista y ahora, una vez más, sin poner un euro, verá cómo se estimula el uso de esta autopista».

Al tiempo, la patronal gallega califica el trato que se da al transporte como «lo más sangrante e inadmisible», toda vez que se ha anunciado una reducción de un 20% en los peajes.

Así pues, Fegatramer destaca que la mayoría de los transportistas «ya están acostumbrados a este trato discriminatorio del transporte público frente al transporte privado», por lo que afirma que «solo queda esperar a que impongan la tasa por uso de autovías y carreteras, que, siguiendo esta línea de actuación, se aplicará preferentemente al transporte público”.

La semana pasada, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana anunció que los vehículos pesados dispondrán de una rebaja de un 20% sobre las tarifas actuales en el peaje de la AP-9 y que aplicará tanto al viaje de ida como al de vuelta y sin ningún requisito de número de viajes, recurrencia o de contar con dispositivos de telepeaje a bordo, con un un ahorro para el sector de al menos seis millones de euros anuales, según sus cálculos.