Los volúmenes desde el norte de Europa hacia Norteamérica continúan en aumento pese a las dificultades a las que se enfrenta esta ruta. Tras crecer un 5,4% en la primera mitad del año, el tráfico solamente aumentó un 0,5% en el tercer trimestre, lo que supone el nivel más bajo desde el último de 2016.

En octubre, los datos mejoraron de nuevo y para finales de mes, se habían incrementado un 3,7% en el acumulado. Las importaciones estadounidenses repuntaron un 4,4% respecto a 2018, mientras en los mercados canadiense y mexicano el ascenso fue del 1,5% y del 2,8% respectivamente.

Una de las razones para que se produjera la ralentización es que se han registrado menos envíos de componentes de automoción a las plantas de Estados Unidos. Las ventas de vehículos nuevos batieron un récord en 2015, con 17,5 millones de unidades vendidas.

A pesar de contar con una economía fuerte, tras muchos años muy positivos en cuanto a ventas, la mayoría de consumidores americanos no necesitan renovar sus vehículos, que además son ahora más duraderos y resistentes que los fabricados hace una década o dos.

Nuevos aranceles

Por otra parte, a principios de octubre, la Organización Mundial del Comercio autorizó a Estados Unidos a aplicar nuevos aranceles del 25% a productos importados de Europa por valor de 7.500 millones de dólares, entre los que se encuentran el vino, el queso, los yogures, el aceite de oliva y algunos artículos de moda.

Trafico de contenedores Europa-Norteamerica

Las nuevas tarifas entraron en vigor el día 18 de octubre, por lo que hubo muy poco margen para que los cargadores pudieran adelantar sus envíos, a menos que utilizaran el transporte aéreo. El tira y afloja entre ambas partes podría continuar, pues la Unión Europea ya ha amenazado con tomar represalias y está a la espera de que la Organización decida qué aranceles pueden imponerse a Estados Unidos.

En cuanto al comercio marítimo entre Norteamérica y el norte de Europa, ha aumentado un 2,9%, lo que se traduce en 500.000 TEUs adicionales hasta octubre. Casi un 40% de estos contenedores extra fueron cargados con resina procedente de la Costa del Golfo, que han crecido un 17%.

El crecimiento de la capacidad en la ruta ha ido de la mano con el aumento de la demanda, por lo que no ha habido grandes cambios en los precios. De hecho, las tasas entre en el norte de Europa y el norte de América se han estabilizado en los últimos ocho meses, y los niveles actuales están 300 dólares por encima de los del año anterior.

Con la irrupción de la guerra comercial en este mercado, es difícil prever cómo se comportará la demanda en el futuro, pues no se puede predecir cómo reaccionarán los consumidores. En cualquier caso, dada la fortaleza actual de la economía americana y los elevados niveles de confianza de los consumidores, desde la consultora creen que el tráfico volverá a crecer en 2020 alrededor de un 3%.