Con la intención de reducir el volumen de siniestros de tráfico, el Gobierno francés ha introducido un cambio en la regulación de la circulación que afecta a los vehículos pesados.

A fin de cuentas, a partir del próximo 1 de enero, los camiones y conjuntos de vehículos de más de 3.5 toneladas que circulen por las vías de comunicación galas deberán ir provistos de señales identificativas tanto laterales como trasera de sus ángulos muertos.

Sin embargo, el Ejecutivo también habría establecido un período transitorio para su implantación hasta enero de 2022 para adaptarse a esta norma con la que se pretende alertar a otros usuarios de la vía de la existencia y posición de puntos ciegos en los vehículos pesados.

En concreto, las autoridades galas considerarán que cumplen la normativa los vehículos que lleven, en los laterales y en la parte trasera, cualquier dispositivo destinado a señalar la presencia de ángulos muertos, aunque no se ajuste estrictamente al nuevo modelo.

Así pues, el Ejecutivo del país está concluyendo un Decreto para definir las condiciones de colocación y el modelo de señalización que indica los ángulos muertos que, tras su validación por la Comisión Europea, llegará ya avanzado el mes de enero.

También se contemplará la situación de aquellos conjuntos en los que se demuestre una imposibilidad estructural de instalarlos, como es el caso de los camiones hormigonera o los camiones grúa, a los que se eximirá de cumplir la normativa general aplicable para la señalización de los ángulos muertos.