Fenadismer ha denunciado la situación de «grave deterioro» que está experimentando el sector del transporte de mercancías por carretera en España por la irrupción, «cada vez más agresiva» que están llevando grandes operadores de transporte, en muchos casos «multinacionales extranjeras y grandes empresas deslocalizadas«.

En concreto, la federación acusa a estas empresas de «acaparar» grandes cuotas del mercado de transportes de las principales fábricas y empresas de distribución deEspaña, a base de “reventar” los precios ofertados por la realización de los servicios de transportes, entrando en ámbitos que tradicionalmente venían prestando pequeños transportistas arraigados en la zona donde se desarrollan estos servicios de transporte.

«Una vez que estos operadores de transporte se hacen con el dominio en la contratación del servicio de transporte de dichas fábricas y empresas de distribución, expulsando a los transportistas que venían prestando dichos servicios directamente, son posteriormente invitados por el operador de transporte a trabajar para él pero obligándoles a reducir de forma drástica sus condiciones económicas e incluso a trabajar por debajo de costes», se ha expuesto desde la asociación.

Se considera que estas situaciones de desempleo y de imposición de precios por parte de los grandes operadores de transporte suponen un «grave incumplimiento de la legislación en materia de competencia desleal», como ya manifestase el Tribunal Supremo en su sentencia de 29 de Febrero de 2002 contra la multinacional Cunex Industries en una situación similar llevada a cabo en su fábrica de Córdoba.

En este caso, la empresa fué condenada por “la conducta de la demandada a imponer a los transportistas precios del transporte por debajo de costes” y obligando a la empresa “a cesar en la mencionada conducta”.

Leche Celta da marcha atrás

En una situación similar se encuentra actualmente los más de 60 transportistas gallegos afectados por la decisión de la alimentaria Leche Celta, propiedad del grupo portugués Lactogal, que ha rescindido sus contratos del transporte para firmar un contrato en exclusiva con el grupo Carreras.

De esta forma, la empresa láctea quería forzar a a estos transportistas a trabajar a través del operador con la «consiguiente rebaja drástica de sus tarifas» de hasta un 10% menos.

Sin embrago, los transportistas paralizaron la actividad en el polígono de Meira este pasado jueves, donde la industria tiene una de sus plantas. Tras más de cuatro horas de encuentro con la dirección de Celta, los distribuidores de mercancía gallegos lograron el compromiso de la empresa de continuar con el reparto de la leche.

El acuerdo contempla continuar hasta final de año, casi en las mismas condiciones, con una reducción de un 1% debido al precio del carburante, y volverán a negociar con la dirección de la empresa a finales de este ejercicio.

Reducción del precio en hasta un 22%

En el caso de la embotelladora gallega de Coca-Cola Begano y que ha realizado la misma práctica, la reducción en las tarifas es del 22%, tal y como informa ‘La Voz de Galicia’.

En este caso, se han visto afectadas 24 empresas gallegas de reparto, mientras que se ha visto beneficiado el grupo Sesé que, a pesar de tener su sede en Aragón, está deslocalizado fiscalmente en Rumanía.

Desde Fenadismer se ha instado a las autoridades competentes a actuar contra las situaciones de competencia desleal que llevan a cabo grandes operadores en el sector del transporte por carretera.