Hapag-Lloyd apuesta por el transporte de mercancías perecederas

Hapag-Lloyd apuesta por el transporte de mercancías perecederas.

Hapag-Lloyd sigue inviertiendo en sus soluciones reefer para crecer en un «atractivo mercado al alza», tal y como definen desde la naviera al transporte marítimo a temperatura controlada.

El operador ha ordenado recientemente un total de 5.750 contenedores reefers, que empezarán a entregarse el próximo mes de octubre, de los que 4.000 son de 40 píes y 750 de 20 píes. Además, 1.000 contenedores están equipados con tecnología de «atmósfera controlada», que permite transportar productos perecederos durante periodos de tiempo más largos.

Los nuevos contenedores se suman a los cinco buques que la naviera ordenó el pasado mes de abril, especialmente diseñados para transitar por el Canal de Panamá y para transportar mercancía refrigerada, al contar con 2.100 enchufes reefer. El objetivo de la naviera es prepararse para el crecimiento del comercio de perecederos y congelados entre Europa y Sudamérica.

Además de los alimentos sensibles a la temperatura como frutas, verduras, carne y pescado, también transporta otros productos de alto valor en sus reefers, tales como productos farmacéuticos. 

De hecho, el operador cuenta con uno de los parques de contenedores reefers más modernos de la industria. Junto con Carrier Transicold, la naviera está probando actualmente una nueva generación de equipos de refrigeración que utilizan un refrigerante natural respetuoso del medio ambiente, con el fin de que puedan reemplazar a largo plazo a los refrigerantes químicos que el sector utiliza a día de hoy.