la diputación Foral de Guipúzcoa ha finalizado la instalación de los pórticos para el cobro de peajes a los camiones

Para el sindicato, el sistema elegido por la Diputación de Guipúzcoa para el cobro del peaje promueve la discriminación.

Después de que el Tribunal de Justicia del País Vasco considerara que los peajes guipuzcoanos en la N-1 y la A-15 no se ajustaban a la legalidad, a mediados de mayo de 2019 se ha puesto en marcha un nuevo sistema de cobro, con el visto bueno de la Comisión Europea, que ha perjudicado especialmente a los transportistas locales, tal y como denuncian desde el sindicato Hiru.

Teniendo en cuenta la frecuencia de tránsito, los profesionales de la zona pagarán más que los foráneos, pues deben utilizar a menudo obligatoriamente la N-1, en la que se ubican numerosas empresas de distintos tamaños. En este sentido, Hiru denuncia que los transportistas guipuzcoanos tendrán que pagar el doble, primero a través de los propios impuestos y en segundo lugar, mediante los peajes.

No tienen, además, ninguna alternativa gratuita, lo que hace que la medida esté teniendo un fuerte impacto en su economía. Esto les ha llevado a presentar una queja ante el Defensor del Pueblo del País Vasco, alegando que el sistema elegido por la Diputación de Guipúzcoa para el cobro del peaje promueve la discriminación.

Desde la organización sindical, siguen reclamando «actuaciones de carácter integral con la vista puesta en garantizar el futuro del transportista autónomo vasco»,  para los que este peaje “es una gota más que acabará colmando el vaso».