Como consecuencias del aumento en las restricciones a los viajes, la matriz de British Airways, Iberia y Vueling ha anunciado que recortará su operativa en abril y mayo en un 90%. Además, y como consecuencia de la ausencia de ingresos, el grupo se ha visto obligado a suspender el dividendo complementario que había comprometido.

Por su parte, la aerolínea española Iberia ha centrado sus vuelos en las últimas semanas en la repatriación de ciudadanos y en operaciones de carga para entregar suministros hospitalarios para combatir el coronavirus.

En este contexto, el descenso de la capacidad en asientos por kilómetro disponibles ha sido del 7,5% en el primer trimestre del año. En las primeras semanas de la crisis, y antes de que se decidiera suspender la obligatoriedad de mantener los vuelos para no perder sus derechos de vuelo, muchas aerolíneas se vieron obligadas a volar vuelos vacíos, lo que ha influido también en este descenso.

British suspenderá temporalmente 36.000 empleos

Por su parte,  British Airways va a suspender temporalmente a 36.000 empleados, con motivo de la pandemia del Covid-19. Tras una negociación con el sindicato Unite, se ha decidido que la medida afectará al 80% de la tripulación de cabina, personal de tierra, ingenieros y trabajadores de la oficina central.

En principio, no se esperan despidos, sino simplemente este ajuste temporal. La organización sindical ha trabajado contrarreloj para tratar de proteger los empleos y poner todo de su parte para que Reino Unido salga cuanto antes de esta crisis sin precedentes en el sector de la aviación.

En consonancia con el acuerdo alcanzado, la administración británica abonará el 80% de los salarios, hasta un máximo de 2.500 libras. Por otro lado, se ha llegado a un acuerdo con los 4.500 pilotos de la aerolínea, que han accedido a tomarse dos semanas de vacaciones en abril y mayo no retribuídas .