Contenedores iContainers

Aquellos expedidores que realicen envíos poco frecuentes encontrarán más difícil asegurar un espacio para sus cargas.

Con la llegada de la temporada alta al transporte marítimo, han comenzado los problemas de los importadores en sus cadenas logísticas. Cada año, entre los meses de agosto y octubre aumenta la demanda, lo que genera dificultades a las navieras y provoca un incremento en las tarifas.

Conseguir un espacio para las cargas no es fácil para los expedidores, lo que incrementa las posibilidades de sufrir retrasos y sobrecostes. Para minimizarlos, el transitario on-line iContainers propone que a la hora de planificar sus campañas, tengan en cuenta el aumento de los precios mediante los ‘General Rate Increases‘, GRIs, o los recargos de temporada alta, PSS.

En el primer caso, las subidas pueden prolongarse mucho más en el tiempo, mientras que en el segundo, tienen un periodo definido de aplicación. Ambos se suman a unas tarifas ya de por sí elevadas en estas fechas y a los recargos que aplican las navieras para compensar el aumento del precio del combustible.

Por otra parte, para aquellos que importan desde Estados Unidos, los problemas de disponibilidad y aumento de las tarifas de transporte terrestre se unen a los problemas de capacidad y congestión propios de la temporada alta.

La escasez de conductores sigue siendo un problema grave que se agrava en las fechas de mayor demanda, lo que puede provocar congestiones, pese a la eficiencia y planificación de los operadores de transporte.

Recomendaciones

Aquellos expedidores que realicen envíos poco frecuentes encontrarán todavía más difícil asegurar un espacio para sus cargas. En este sentido, los operadores no piensan en el potencial de los futuros clientes, sino en los que pueden garantizarles elevados volúmenes de carga o están dispuestos a pagar tarifas más altas de lo habitual.

A la vista de todo ello, desde iContainers recomiendan a los cargadores planificar con antelación sus envíos para poder encontrar sitios disponibles en las fechas esperadas, cerrar acuerdos bien definidos con los proveedores y tener lista toda la documentación para evitar retrasos en el despacho de aduanas.