ITF descarbonizacion del transporte

La iniciativa de ITF aunará las capacidades de modelado de ITF con la de sus socios externos, a fin de elaborar unas propuestas globales en materia de descarbonización.

La Federación Internacional de Trabajadores del Transporte ha presentado su proyecto de ‘Descarbonización del transporte’, con el que pretende establecer unas directrices para reducir las emisiones de CO2 del transporte.

En 2013, este sector generó más de un 23% de emisiones de CO2, una cifra que se espera que crezca conforme aumente la demanda, motivo por el que desde ITF consideran necesario que el transporte cambie sus combustibles y comience a enfocarse hacia la utilización del carbono neutral.

La iniciativa de ITF, englobada dentro del Consejo de Alianza Corporativa de la asociación, aunará las capacidades de modelado de ITF con la de sus socios externos, a fin de elaborar unas propuestas globales en materia de descarbonización.

Con dichas propuestas se espera alimentar el diálogo, la colaboración y el aprendizaje mutuo entre los actores del sector para establecer una hoja de ruta en común con la que reducir las emisiones de CO2 y lograr la descarbonización del transporte.

El proyecto de ITF tendrá en cuenta las diferencias regionales en materia medioambiental, así como los intereses políticos y comerciales de cada región. Desde la federación esperan llegar a un acuerdo global en materia de descarbonización del transporte dentro de los próximos 30 o 50 años.

ITF lanza su proyecto de 'Descarbonización del transporte'

La federación espera que las emisiones de CO2 aumenten conforme crezca la demanda en el transporte.

Dentro de este contexto, ITF está desarrollando una nueva herramienta que ofrecerá datos sobre rutas a un sistema de transporte sin carbono, mediante un conjunto de indicadores. Estas rutas abarcarán todos los modos de transporte, a nivel global y para cada una de las regiones del mundo.

Asimismo, esta nueva herramienta también permitirá probar escenarios alternativos. Con el fin de evaluar los planes de acción para la reducción de carbono, el modelo será completamente paramétrico y cubrirá las condiciones iniciales en las regiones del mundo para que cada una de ellas pueda seguir un camino individual adecuado a su contexto político y empresarial.