repostando gasóleo en un camión para transporte

Fenadismer lamenta que finalmente la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) finalmente no sancione a las compañías petrolíferas predominantes en el mercado español por presuntas prácticas restrictivas de la competencia en el mercado de distribución de los carburantes. La CNC reconoce que una resolución el pasado 18 de Octubre no ha hallado ninguna prueba de que pactasen restringir la competencia a terceros.

La asociación de transportista solicitó el pasado mes de agosto al regulador de la competencia la incoación de un expediente sancionador contra las compañías petroleras porque entendía que hay “concertación en materia de precios” por parte de  las compañías petrolíferas, lo que “incide de forma muy  negativa en el sector del transporte por carretera”.

Sin embargo, la Comisión reconoce en su resolución la “falta de existencia de competencia suficiente en el mercado de los carburantes en España”, ya que “las características estructurales del mercado español de carburantes facilita situaciones restrictivas de la competencia” pero sin que de ello “pueda conducirse la existencia de prácticas colusorias por parte de los operadores que justifiquen la incoación de un expediente sancionador”, por lo que en su lugar propone “soluciones alternativas de carácter regulatorio”.

A pesar de la negativa de la CNC, Fenadismer señala en un comunicado que “considera necesario que, ante la actual falta de competencia real en el sector de los carburantes, se inicie un procedimiento sancionador contra las compañías petrolíferas con imposición de multas ejemplarizantes que las disuada de continuar en dichas prácticas y cuya cuantía tenga en cuenta su volumen de facturación anual”.

Astic, advierte de la extrema dificultad por la que pasa el sector

Por su parte, Astic  (Asociación del Transporte Internacional por Carretera) denuncia que la escalada progresiva del precio del gasóleo está colocando al transporte por carretera en una situación de extrema dificultad, debido a la imposibilidad de repercutir este incremento de costes en el precio de los servicios por la debilidad de la demanda y el desequilibrio en las relaciones comerciales en este mercado, uno de los más competitivos de toda Europa.

Esta asociación recuerda que el coste del gasóleo, que hasta hace poco se colocaba en torno al 30% del coste de explotación de una empresa de transportes alcanza en la actualidad el 40%.

ASTIC demanda a  la CNC que se impulsen las modificaciones legales que corrijan «el defectuoso funcionamiento del mercado del gasóleo», y concretamente al ministerio de Fomento el establecimiento de cláusulas de repercusión obligatorias, cuya aplicación no dependa de una negociación con los clientes de los transportistas en estos momentos totalmente desequilibrada.

Si la actual dinámica no se corrige de raíz, advierte Astic, “veremos lamentablemente acelerar el proceso de cierre de empresas de transporte con las consiguientes subidas del número de parados y disminución de la recaudación de impuestos”.