El transitario iContainers ha asegurado que la adquisición de la naviera Hamburg Süd por parte de la compañía danesa Maersk augura a corto plazo para los transportistas unas mejores condiciones en términos de servicios y tarifas en el corredor marítimo Norte-Sur, a pesar de que advierte de que es previsible que, a medio o largo plazo, la unión de las navieras suponga lo contrario.

Así, según el transitario, resultaría interesante «determinar lo que supondrá para el mercado contar con un jugador menos y cómo afectará esto a los niveles, cada vez más bajos, de calidad y servicio de atención al cliente proporcionados en los últimos años por las navieras»

El pasado 1 de diciembre se anunciaba la adquisición por parte de la naviera Maersk de Hamburg Süd. Con una facturación en 2015 de 6.726 millones de dólares, Hamburg Sud era la séptima mayor línea de contenedores, una posición anteriormente ocupada por la china Hanjin Shipping, con un liderazgo en los intercambios Norte-Sur.

Con la adquisición, todavía pendiente de un acuerdo final y sujeta a las aprobaciones regulatorias de China, Corea del Sur, Brasil, Estados Unidos y la UE, Maersk se consolidará como la mayor línea de transporte marítimo de contenedores del mundo, con una cuota en el mercado global que aumentará de la cifra actual del 15,7% a un 18,6%.

Desde iContainers, han manifestado que la adquisición «tiene sentido» para que Maersk se convierta en el «líder del mercado en el eje comercial Norte-Sur, donde la naviera se había retirado años antes del relanzamiento de Sealand». Asimismo, han afirmado que en el corredor de Australia ambas navieras habían sido tradicionalmente las principales opciones, por lo que la «adquisición supone que Maersk absorbe a un competidor clave en ese mercado».

La operación protagonizada por Maerks y Hamburg Süd es la última de una serie de fusiones y adquisiciones que se están produciendo en el sector marítimo a escala global, que son el resultado de la actual sobrecapacidad de la industria y un período prolongado de baja demanda.

Así, este año se ha producido la fusión de las navieras chinas CSCL y Cosco, la adquisición de NOL por parte de CMA-CGM, la integración de UASC en Hapag-Lloyd o el reciente acuerdo entre los operadores MOL, NYK Line y K Line para unir sus divisiones de contenedores, lo que manifiesta el cambio que se está produciendo en el sector.