el-puerto-de-valencia-responsabiliza-a-la-estiba-del-descenso-del-206-del-trafico-de-contenedores

Los sectores más afectados por las huelgas han sido el del azulejo, el de los vehículos y sus componentes y el del transporte terrestre.

Las huelga de 48 horas en el sector de la estiba del puerto de Valencia ha supuesto unas pérdidas para los sectores económicos de la Comunidad Valenciana de 10 millones de euros. El conflicto ha causado el desvío de buques a otros enclaves internacionales, como el puerto portugués de Sines o el recinto marroquí de Tánger, con las consecuencias que ello implica en cuanto a retrasos y costes import-export.

A las pérdidas directas que el conflicto está causando a las Autoridades Portuarias, las empresas estibadoras y las navieras, se añaden las pérdidas que soportan las compañías que exportan por vía marítima. Así, en el caso valenciano, los sectores más afectados por los paros han sido el del azulejo, el de los vehículos y sus componentes y el del transporte terrestre.

En concreto, los principales agentes y sectores afectados de la región valenciana estiman que el coste total por cada día de huelga completo asciende a cinco millones de euros, según señalan desde la Confederación Empresarial Valenciana, CEV.

Por tanto, las dos jornadas de paros han supuesto unas pérdidas para la Comunidad Valenciana de 10 millones de euros, a los que habría que añadir las derivadas de los días de paros parciales convocados la semana pasada y las 23 jornadas de marcha lenta que han afectado a los recintos portuarios en lo que va de 2017.

Asimismo, desde la CEV, han destacado que también debe sumarse «el coste reputacional que sufre el país», cuyos efectos solamente «podrán verse a medio plazo», pero que «habrá minado el esfuerzo de empresarios y trabajadores por asentar y conquistar mercados, generando riqueza y empleo».