Transporte de corta distancia en el puerto de Barcelona

La ECSA reclama la creación de la ventanilla única europea.

Durante una reunión organizada por la presidencia neerlandesa del Consejo de la Unión Europea, la Asociación Europea de Navieras ha presentado un nuevo documento sobre los logros conseguidos por el transporte marítimo de corta distancia.

El objetivo es revitalizar las políticas europeas que conciernen a este modo de transporte, que «desgraciadamente se han descuidado en los últimos años».

«El Short Sea Shipping ha estado en la agenda de la UE desde hace mucho tiempo» ha afirmado la asociación. «Sin embargo, a pesar de las buenas iniciativas, hay algunos problemas importantes y de larga duración que no han sido resueltos, como la cuota de mercado, que se ha estancado o, en algunos casos, descendido».

La asociación considera que tanto la industria del SSS como la UE deben apoyar por igual los beneficios de la puesta en marcha de una política de ‘Short sea 2.0’.

La utilización del transporte de bienes y personas por vía marítima en Europa en lugar de otros modos de transporte «va a propiciar la descongestión de las redes de transporte terrestres y aliviará la presión sobre las cadenas de suministro y reducirá drásticamente las emisiones nocivas. El transporte marítimo de corta distancia es el sistema circulatorio de la UE», ha señalado la ECSA ante el Consejo.

«Enormes impedimentos legislativos y administrativos»

El transporte marítimo de corta distancia se enfrenta actualmente a una serie de cuestiones legislativas y administrativas que limitan su eficacia, limitan su popularidad y restringen su papel en el sistema de transportes de la UE de hoy. El transporte marítimo dentro de la UE, según la asociación, sigue teniendo una desventaja injustificada en comparación con el sector del transporte por carretera o por ferrocarril, capaces de mover tanto personas como bienes con menos requerimientos administrativos.

Este modo de transporte a menudo «se pasa por alto» dentro del sistema de transportes de la UE, a pesar de su «enorme potencial», que podría aprovecharse si se abordaran de manera integral «los enormes impedimentos legislativos y administrativos».

En los últimos años, la Comisión Europea ha formulado estrategias y propuestas legislativas con la intención de fomentar al sector marítimo de corta distancia. Sin embargo, la asociación sostiene que algunos de estos esfuerzos han sido infructuosos ya que actualmente aún falta un verdadero mercado único para el transporte marítimo «afectando de manera desproporcionada a los operadores marítimos de corta distancia».

En 2010, la CE propuso una legislación para racionalizar y simplificar los trámites administrativos con el objetivo de habilitar una zona de puertos para que los buques pudiesen hacer escala sin necesitar papeles. No obstante, esta iniciativa dio lugar a la creación separada, y con frecuencia, incompatible, de las ventanillas únicas nacionales, en lugar de una ventanilla única para toda la UE.

Tras la exposición de la ECSA, la DG Move, que pertenece al ámbito de la Comisión Europea, ha señalado que la ventanilla única europea «está al alcance. «La tecnología ya está disponible, ahora es sólo cuestión de voluntad política. La industria del transporte marítimo debería continuar su campaña por una solución más viable».