De unos años a esta parte, España viene añadiendo a su tradicional papel como productor hortofrutícola, una nueva condición de puerto de entrada para frutas y verduras que llegan de otros países para su acceso a los principales mercados europeos.

En este sentido, los tráficos de importación y exportación de frutas, hortalizas y legumbres por los puertos españoles ha alcanzado un volumen total de 2.917.449 toneladas entre enero y agosto de este mismo año, lo cual ha supuesto un incremento del 25,5% con respecto a los ocho primeros meses de 2018, según los datos que maneja Puertos de Estado.

La existencia de una extensa red de conexiones reefer en las terminales portuarias, así como de un nutrido grupo de empresas de almacenaje frigorífico tanto en los puertos como en las zonas logísticas asociadas a ellos ha influido de manera decisiva en esta tendencia, a la que también se une la potenciación de las líneas de cabotaje con los países europeos, que representan cerca del 93% de las exportaciones españolas, y con los países del norte de África, desde donde cada vez llegan más frutas y verduras.

El conjunto del sistema portuario ofrece, según los registros de Puertos de Estado 85 millones de m² de superficie terrestre y áreas de depósito, almacenes frigoríficos con cerca de dos millones de m³ de capacidad, más de 300.000 metros lineales de atraque, conexiones con cualquier puerto del mundo, puntos de inspección fronteriza en la mayor parte de los recintos portuarios de interés general, servicios fitosanitarios, y todo tipo de soluciones logísticas adaptadas a las necesidades del sector hortofrutícola.

exportacion fruta puerto

Entre enero y agosto, los tráficos de importación y exportación de frutas y verduras por los puertos españoles suman 2,92 millones de toneladas.