Las necesidades logísticas del comercio electrónico están transformando a pasos agigantados no solo la operativa de la gestión de la cadena de suministro tradicional, sino que su impacto se extiende a otros aspectos, como el diseño de las instalaciones o los equipos de transporte, así como en el tamaño y características de los almacenes dedicados a la distribución de e-commerce.

En este sentido, según un reciente estudio de Prologis, entre otras tendencias, el comercio electrónico tiende a ubicar sus instalaciones logísticas en áreas lo más próximas posible a los principales núcleos de población y en zonas con buena conectividad y accesos, en un radio de hasta 50 kilómetros de distancia, que es la opción que prefieren el 77% de los profesionales del sector logístico, con el fin de que las actividades logísticas asociadas a este segmento tan dinámico puedan ser rentables en un marco de fuerte competitividad, en lo que marca, en palabras de Gustavo Cardozo, director de Prologis en España, una tendencia de los operadores logísticos a aproximarse a las ciudades.

prologis1-estudio-2018

Así mismo, justo por debajo de la ubicación de las instalaciones logísticas, los responsables logísticos también se centran en la calidad de los inmuebles, lo cual incluye también su capacidad de adaptación a las necesidades de la operativa logística de cada cliente, una circunstancia que contribuiría a explicar por qué los desarrollos llave en mano se llevan la palma en el sector inmologístico español.

Otra de las conclusiones más destacas del análisis que ha hecho Prologis del sector inmologístico español tiene que ver con la utilización de herramientas tecnológicas en el diseño y desarrollo de inmuebles para actividades logísticas.

La demanda de naves para actividades logísticas se concentra, según el análisis de Prologis, en zonas muy próximas a los núcleos urbanos, en un radio de 50 kilómetros de distancia.

En este sentido, Prologis cree que la práctica totalidad de los profesionales logísticos valoran muy positivamente el uso de herramientas como BIM para el control, la automatización y monitorización en remoto.

Por otra parte, en cuanto a las principales zonas de actividad inmologística del país, el trabajo de Prologis destaca que Madrid sigue siendo el mercado más atractivo de toda España para ubicar una instalación logística para el 63% de los profesionales del sector, aunque también destaca el crecimiento del interés por ubicar inmuebles para actividades logísticas en la Comunidad Valenciana, región que se coloca como la tercera más atractiva del país para los expertos del sector logístico, con un 38% de las preferencias.

prologis2-copia

Precisamente esta última región, la Comunidad Valenciana, vive un momento de gran interés para el desarrollo inmologístico, como lo demuestra el hecho de que haya pasado de ser la quinta en la preferencia de los profesionales del sector a colocarse en la tercera, justo por detrás de Madrid y Barcelona.

Sin embargo, y aunque el sector logístico está creciendo en España por encima de la media europea, una circunstancia que incide en la necesidad de un mayor stock de suelo para el desarrollo de estas actividades, casi tres cuartas partes de los profesionales del sector estiman que existe un problema grave de disponibilidad de suelo logístico en los principales mercados del país, a tenor del estudio de Prologis.

Este problema, como ha destacado Gustavo Cardozo, máximo responsable de Prologis en España, es especialmente grave en el caso de Barcelona, donde apenas hay suelo para más desarrollo, circunstancia que podría producirse también a medio plazo en Madrid, mientras que, al tiempo, el sector ha empezado a poner sus ojos en otras zonas a las que el comercio electrónico también extiende su alcance.

La demanda de naves para actividades logísticas se concentra, según el análisis de Prologis, en zonas muy próximas a los núcleos urbanos, en un radio de 50 kilómetros de distancia.

Así mismo, el trabajo de Prologis incide en que los clientes de suelo logístico se decantan en España de manera abrumadora por las operaciones de alquiler, frente al sector financiero o la propiedad.

En relación precisamente con la titularidad del suelo se encuentra, además, la creciente preocupación de los operadores logísticos por la sostenibilidad, algo que, para las empresas del sector, tiene una importancia crucial por la estrecha relación que guarda con la responsabilidad social corporativa, algo que cada vez es más importante para las empresas que prestan servicios logísticos, sobre todo por las demandas que en este sentido les trasladan sus clientes para controlar el impacto de su huella de carbono.

espinmo especial inmologística einmo