Reunión de la Ministra de Fomento, Ana Pastor, y la consejera de Fomento de Andalucía, Elena Cortés

Reunión de la Ministra de Fomento, Ana Pastor, y la consejera de Fomento de Andalucía, Elena Cortés, el pasado 27 de noviembre.

La consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés, ha denunciado que la Estrategia Logística de España del Gobierno «menosprecia la capacidad de los puertos comerciales andaluces», para generar tráficos suficientes para ser transportados por ferrocarril.

Esto, según Cortés, puede justificar la priorización de inversiones en otros territorios, cuando a su juicio, el Gobierno debería ejecutar los corredores ferroviarios Atlántico y Mediterráneo en Andalucía, cumpliendo así el Acuerdo de Antequera, aprobado por unanimidad por el Parlamento andaluz.

Este acuerdo, impulsado desde la Consejería de Fomento y Vivienda, está recibiendo la adhesión de diferentes agentes económicos, administraciones y organizaciones ciudadanas en general. De esta forma, se pretende cumplir el objetivo prioritario del Gobierno andaluz con esta iniciativa, de conformar una alianza desde Huelva a Almería.

En función de esto, Cortés ha considerado que el Ministerio debe cambiar la orientación de la Estrategia Logística, ya que «se trata de un documento con escasa concreción de sus propuestas y fuentes de financiación», que «encierra un gran peligro para Andalucía» por el método que propone para priorizar las inversiones, fundamentalmente ferroviarias.

La metodología utilizada para calcular el transporte ferroviario futuro de mercancías, según ha afirmado la consejera, «no tiene en cuenta el reposicionamiento que debe producirse en las cadenas logísticas» cuando algunos puertos, como por ejemplo el de Bahía de Algeciras, tengan una conexión ferroviaria adecuada y puedan captar más tráficos de importación y exportación. Asimismo, incide en que no se discrimina entre tráficos de tránsito y de import-export.

Por otro lado, Cortés ha criticado, la ausencia de referencias al sector agroalimentario, y la «insistencia» en identificar el Corredor Mediterráneo de ferrocarril sólo con el tramo costero, ignorando el ramal interior por Madrid hasta Algeciras.

Finalmente, la consejera ha insistido en la necesidad de que Andalucía reciba al menos 4.000 millones de euros del conjunto de 8.000 millones, de los que se han anunciado como inversiones de la Estrategia Logística Nacional, con el fin de poner en obras todo el trazado de los corredores Atlántico y Mediterráneo en la Comunidad, hacer valer el peso de los puertos andaluces y compensar el déficit de inversiones ferroviarias acumulado durante los últimos años.

Determinaciones del Acuerdo de Antequera

El acuerdo aprobado por el Parlamento andaluz, exige la finalización de las obras iniciadas, completando los tramos Algeciras-Bobadilla, Almería-Murcia y Granada-Bobadilla. Además de la programación de las actuaciones necesarias en el resto de tramos, como los de Bobadilla-Córdoba-Linares-Madrid, Almería-Granada, Sevilla-Bobadilla y Huelva-Sevilla.

Por otra parte, propone potenciar el efecto red de los corredores sobre las infraestructuras para el transporte en Andalucía, estableciendo conexiones con puertos, aeropuertos, áreas logísticas e infraestructuras nodales, y  las conexiones ferroviarias de los puertos, resolviendo las de puertos como el de Almería, Motril y Bahía de Cádiz.

En otro ámbito, se pide la conexión entre corredores, especialmente entre el Mediterráneo y el Atlántico a través de Huelva y Ayamonte (línea Sevilla-Faro), así como su eficiencia, completando la línea Cádiz-Sevilla, mejorando la de Almería-Moreda-Linares y recuperando la de Guadix-Baza-Almanzora-Almendricos-Lorca.

Finalmente, el acuerdo señala que Andalucía desempeña un papel clave en la Red Transeuropea por su condición de cruce mundial de comunicaciones, a través de sus puertos, entre Europea, África, América y Asia, manifestándose en que las distintas administraciones públicas, están colaborando en el desarrollo del transporte y la logística como motor de empleo en Andalucía.