El problema de los inmigrantes en Calais se ha agrabado en las ultimas semanas

El problema de los inmigrantes en Calais se ha agrabado en las ultimas semanas

El problema de la inmigración ilegal en Europa y más en concreto en el sector del transporte de mercancías, en la zona de Calais, donde cientos de inmigrantes ilegales se encuentran hacinados en el campamento que se localiza en las inmediaciones de la localidad francesa de Calais, se ha agrabado en las últimas semanas.

Han sido las agresiones que están sufriendo los conductores profesionales en Calais, lo que ha motivado un cruce de acusaciones entre los defensores de los inmigrantes, asociaciones y ONGs que reclaman un trato digno, y la Justicia francesa que finalmente ha validado la decisión del Gobierno galo de desalojar la parte sur del campamento de inmigrantes asentado en las inmediaciones del puerto francés.

No ha sido únicamente el transporte por carretera el único afectado, fundamentalmente los transportistas que han sufrido asaltos a sus vehículos, con el consiguiente trastorno frente a los cargadores, la justicia y las autoridades policiales o incluso las compañías aseguradoras. En agosto del pasado año, se llegaron a colar inmigrantes en el Eurotunnel y también se descubrieron inmigrantes en las bodegas de alguno de los ferrys que salen de Calais.

Además la autopista ferroviaria ‘VIIA Britanica’ que debía unir la localidad francesa de Le Boulou, en la frontera francesa, con el puerto de Calais y que tenia previsto el inicio de las operaciones para el 12 de enero, ha visto como se retrasaba el comienzo, por cuestiones de seguridad, que han obligado a incrementar las medidas de seguridad en la circulación del convoy a su paso por Calais.

A día de hoy, la autopista ferroviaria continúa esperando la luz verde de inicio, con el consiguiente perjuicio, tanto para la propia operadora como para los transportistas que ya habían comprometido sus primeros embarques.

Y es que la crisis migratoria, que se ha concentrado en el Canal de La Mancha con el aumento de inmigrantes ilegales que intentan acceder al Reino Unido desde el puerto francés escondidos en un camión, no parece mejorar en el presente 2016.

Ahora, el Tribunal Administrativo de Lille ha dado el visto bueno al proyecto de las autoridades francesas para desalojar la mitad del campamento de Calais, tras rechazar la apelación de diversas organizaciones humanitarias a esta iniciativa, que indicaban que no hay espacios previstos para todos los inmigrantes que se quieren desalojar.

Según los jueces, el cierre del campamento está justificado al no existir en este infraestructuras sanitarias mínimas. Además, recuerdan que el gobierno se ha comprometido a dar soluciones alternativas a todos los desalojados y que, a los enfrentamientos entre policías e inmigrantes que venían teniendo lugar, se suman ahora mafias de «pasadores» que actúan en el campamento.

Por su parte, desde el Ministerio de Interior francés consideran que la decisión del Tribunal de Lille desmonta «algunas de las mentiras» que se habían dicho sobre sus intenciones.

Desde el gobierno aseguran que no habrá un desalojo violento del campamento y que, durante las próximas semanas, seguirán colaborando con las organizaciones humanitarias para que los inmigrantes lo abandonen de forma voluntaria.