Las diferentes restricciones de diversas actividades a causa de la pandemia de covid-19 está provocando toda una serie de efectos que se extienden profundamente con efectos inesperados.

En este sentido, las diferentes medidas que se están aplicando en los centros de formación privados, como la reducción en el número de alumnos, también repercute en las acciones formaticas los conductores profesionales.

Esta situación preocupa especialmente a Fenadismer, toda vez que es un requisito imprescindible para que este colectivo pueda continuar desarrollando su actividad profesional, en un escenario de crisis en el que el transporte es una actividad imprescindible y en un marco de escasez de chóferes.

Según los cálculos de la organización empresarial, unos 100.000 conductores han de renovar cada año sus certificados CAP.

Sin embargo, hasta ahora, no es posible realizar esta formación en modo virtual, por lo que Fenadismer pide al Ministerio de Transportes que «reconsidere su posición en relación a la posibilidad de que excepcionalmente, mientras dure la pandemia, se permita la formación en modalidad virtual”.

En este sentido, la institución alude a precedentes como el caso de la formación de conductores de transporte de mercancías peligrosas por parte de la Dirección General de Tráfico o la formación en el ámbito de la marina mercante.