La nueva Terminal Norte del puerto de Valencia será la más avanzada medioambientalmente del mundo y estará totalmente electrificada, pudiendo minimizar las emisiones de CO2 gracias al suministro eléctrico a buques.

Así lo ha explicado el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, en la comisión de Obras Públicas, Infraestructuras y Transportes de Las Cortes Valencianas, indicando que el proyecto es un claro ejemplo de infraestructura que compatibiliza sostenibilidad y crecimiento.

La Terminal Norte es necesaria porque el comercio internacional va a seguir creciendo y van a seguir produciéndose intercambios comerciales, siendo el transporte marítimo el modo más competitivo y eficiente medioambientalmente.

Se trata de una infraestructura imprescindible, teniendo en cuenta que el puerto ya está al 73% de su capacidad máxima y pretende seguir siendo un puerto hub y no perder tráficos. Además, hay inversores que quieren apostar por esta instalación.

Una vez que la nueva terminal esté operativa se va a duplicar la actividad económica del puerto, generando hasta 80.000 empleos, con un valor añadido bruto cercano a los 6.000 millones de euros, es decir, tres veces más que en la actualidad.

La nueva Terminal Norte va a suponer una inversión de 1.400 millones de euros, 400 públicos y 1.000 privados, con un importante impacto económico tanto en la fase de construcción como cuando entre en funcionamiento.

No obstante, Martínez ha querido aclarar que no es necesario hacer una nueva Declaración de Impacto Ambiental, ya que no se cumplen los supuestos para ello. Por tanto, la obtenida en 2007 para la ampliación norte sigue estando vigente.