trafico-en-las-calles-de-madrid

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático aconseja disminuir las emisiones en un 45% para 2030.

Los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea han pactado establecer un objetivo de reducción de emisiones contaminantes para las furgonetas de un 15% para 2025, reduciendo la ambición final de cara a 2030 al 30%, si bien se revisarán ambos porcentajes en el año 2023.

Estos porcentajes son finalmente más limitados que los de los turismos, con una meta del 15% para 2025 y del 35% para 2030. A partir de ahora, comenzarán las negociaciones con el Parlamento Europeo, que preferiría elevar los niveles de ambición al 40%.

Mientras Alemania, Hungría, Bulgaria, Rumanía o Eslovaquia eran partidarios de limitar en menor medida las emisiones, el grupo compuesto por Francia, Italia o los países nórdicos abogaba por una reducción de al menos el 40%.

De hecho, algunos han expresado ya sus reservas con el acuerdo final, como Irlanda, Luxemburgo, Suecia, Eslovenia, Dinamarca y los Países Bajos, donde se muestran decepcionados por este consenso.

Un total de 20 gobiernos han respaldado el texto final, mientras otros cuatro han votado en contra y cuatro se han abstenido. Este pacto permitirá al sector español del automóvil poner en marcha una hoja de ruta coherente con los objetivos comunitarios y realizar la necesaria transición hacia una movilidad limpia.

En el caso de España, que ha evitado alinearse públicamente con ningún bando, apostaba por un acuerdo cercano al 35% como mínimo, pensando en que la decisión final se quedara entre el 35% y el 40%.

En esta línea, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático ha publicado un informe en el que aconseja disminuir las emisiones en un 45% para 2030 hasta alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2050. Para ello, plantean poner en marcha un sistema de captura de emisiones que compensaría las emisiones remanentes.