Filas de camiones esperan por los controles fronterizos implantados por varios países

Los países que implanten esta medida deberán notificárselo al resto de países miembros de la UE, al Parlamento Europeo y a la Comisión Europea.

El Consejo Europeo ha aprobado prolongar durante tres meses los controles fronterizos internos en el seno de la Unión Europea aceptados para «circunstancias excepcionales», tal y como había propuesto la Comisión Europea el pasado 25 de octubre al considerar que aún existen deficiencias en la protección de las fronteras exteriores de la Unión Europea en Grecia.

Desde el Consejo han declarado que el objetivo final es «volver a Schengen lo antes posible» y han manifestado que «la situación está mejorando», motivo por el que está prolongación solo se extenderá durante los próximos tres meses. No obstante, las obligaciones para los cinco países que apliquen los controles, es decir, para Alemania, Austria, Suecia, Dinamarca y Noruega, serán más estrictas que en el pasado. 

‘Controles proporcionados’

En el mes de mayo, el Consejo ya había aprobado prolongar durante seis meses los “controles proporcionados” en determinadas fronteras interiores de Alemania, Austria, Suecia, Dinamarca y Noruega, una decisión que generó polémica entre los eurodiputados partidarios de los mismos y los críticos, que argumentaban que la reintroducción de controles en las fronteras interiores de la zona Schengen había puesto en riesgo uno de los logros más importantes y tangibles del proyecto europeo. 

Ahora, los estados miembros que apliquen los controles deberán intercambiar impresiones con los países limítrofes donde vayan a implantar esta medida, a fin de asegurarse de que estos se aplican solo donde es «necesario y apropiado» y como «última alternativa»y deberán revisar su decisión semanalmente.

Desde el Consejo han remarcado que los controles deberán aplicarse solo si es «estrictamente necesario para responder a una amenaza seria y para salvaguardar la política pública y la seguridad interna, como resultado de los movimientos de inmigrantes irregulares».

Asimismo, los países que implanten esta medida deberán notificárselo al resto de países miembros de la UE, al Parlamento Europeo y a la Comisión Europea.