Tras abandonar la patronal Anesco, algunas empresas contrarias a los acuerdos suscritos con los sindicatos de estibadores han mantenido contactos con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC, y con las autoridades europeas para tratar de hacer frente a estos pactos que, en su opinión, incumplen la última reforma del sector.

Aunque no han tomado una decisión definitiva sobre las medidas que adoptarán, la Plataforma de Inversores en Puertos Españoles, PIPE, que agrupa a muchas de ellas, ha pedido amparo a las autoridades nacionales y europeas al considerar que «los acuerdos no respetan la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea ni el Real Decreto-Ley de reforma de la estiba«.

En este contexto, desde PIPE han recordado que en 2009 Coordinadora y Anesco ya fueron sancionados por la CNMC por la firma de otro pacto, que «no respetaba los principios de libre competencia«, al que las empresas tuvieron que adherirse «bajo coacción«.

En el caso actual, la Plataforma ya había denunciado que los acuerdos suscritos eran resultado de «una campaña de acoso a las empresas», ya que los estibadores decidieron hacer huelga «sólo en las que no aceptaban sus planteamientos«. No obstante, su comité tiene previsto reunirse este semana para analizar la situación actual.