tcb terminal contenedores barcelona

Entre los meses de enero y agosto las exportaciones en contenedor del puerto de Barcelona han crecido un 8%, con un total de 386.370 teus. En opinión de la autoridad portuaria, estos resultados demuestran «la apuesta que el tejido productivo de la zona de influencia del puerto de Barcelona está realizando por la internacionalización, con un incremento constante de las ventas de sus productos en el exterior«.

El fuerte impulso de las exportaciones también está motivado por el gran dinamismo de varios países emergentes, que han incrementado la recepción de mercancías procedentes del puerto de Barcelona, como los Emiratos Árabes (+12%), China (+2%), Argelia (+22%), Turquía (+3%), Brasil (+15%), México (+13,5%) o Singapur (+40%). Otras economías consolidadas, como Estados Unidos, también ha aumentado de manera significativa (+18%) la descarga de contenedores con origen en la capital catalana.

Recuperación de las importaciones

Los resultados de tráfico acumulado del puerto de Barcelona durante los 8 primeros meses del año también ponen de relieve la tendencia a la recuperación de las importaciones, que en los últimos ejercicios habían ido retrocediendo por la contracción del consumo interno. Así, los contenedores de importación han crecido de manera sostenida durante los últimos 3 meses, desde un 5% en junio hasta cerca de un 6% en julio y en agosto.

Estos resultados han permitido que el total de contenedores de importación hasta el mes de agosto se haya mantenido estable respecto al año anterior, con 263.985 Teus.

De nuevo, son las economías emergentes los actores más destacados en los intercambios de importación con el recinto portuario condal. Aunque en cifras absolutas China es el primer país de origen de las mercancías que se desembarcan en el puerto, el avance más destacado lo están experimentando países como Vietnam, Turquía, India y Arabia Saudita.

En total, durante los 8 primeros meses del año la dársena de Barcelona ha manipulado un total de 1,1 millones de Teus. A pesar del buen comportamiento de los contenedores de importación y exportación, el volumen total de carga contenerizada representa un descenso del 2% respecto al mismo período del año anterior. Este ligero retroceso se debe a la caída de los contenedores en tránsito.

Otras cargas portuarias 

En cuanto a otros apartados de carga, destaca el impulso protagonizado por graneles líquidos y los vehículos nuevos. Entre enero y agosto, el puerto de Barcelona ha canalizado un total de 7,3 millones de toneladas de productos líquidos a granel, resultado que representa un incremento del 7% respecto al 2012. Este avance se atribuye al aumento que han experimentado los hidrocarburos, con 5,6 millones de toneladas y un crecimiento de 4,5 puntos porcentuales.

Por otra parte, cabe destacar el impulso experimentado por los productos químicos, tanto en la modalidad a granel (+17%) como en contenedor (+3,5%). Esta evolución se relaciona con una reactivación del tejido industrial del hinterland del puerto, ya que se trata de un tipo de materia prima de uso intensivo en diversos procesos productivos.

En cuanto a los vehículos nuevos, las terminales especializadas del puerto de Barcelona han manipulado un total de 471.401 unidades, un 6% más que en mismo periodo de 2012. En este apartado destaca el crecimiento de los automóviles en tránsito (89.866 unidades, +35%), un resultado que demuestra la apuesta de los fabricantes por Barcelona como centro de redistribución regional de vehículos.

Estabilidad de tráfico e ingresos

Los buenos resultados obtenidos en los principales apartados de carga han permitido al puerto de Barcelona alcanzar durante los 8 primeros meses del año un tráfico total de 28,8 millones de toneladas, un volumen idéntico al registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Con estos datos, los principales indicadores económicos del puerto también han registrado un comportamiento positivo. Hasta el mes de agosto el puerto de Barcelona ha alcanzado una cifra de negocio de 109,4 millones de euros, un resultado que se mantiene igual al del mismo periodo de 2012.

Sin embargo, un mejor ajuste de los gastos, tanto financieras como de gestión, ha permitido alcanzar un cashflow de 64 millones de euros , un 11% más respecto al año anterior. Esta generación de recursos es la que permite al Puerto de Barcelona mantener su ritmo de inversiones.