La Comisión Europea ha aprobado en marzo el Reglamento de Ejecución 2021/392, que determina la forma en la que los Estados Miembros deberán hacer el seguimiento y notificación de los datos de emisiones de CO2 de turismos y vehículos comerciales ligeros, así como de la información sobre emisiones de CO2 y consumo de combustible o energía obtenida en condiciones reales.

De acuerdo con los artículos 10 y 11, a partir del 20 de mayo de 2023, la entidad encargada de recopilar la información sobre los consumos de combustible y energía obtenidos en condiciones reales serán las estaciones de ITV, gracias a su capacidad técnica, imparcialidad y profesionalidad.

Por tanto, la normativa convierte a las ITV en un colaborador clave para las administraciones estatales y europeas, y confirma, a juicio del director de Aeca-ITV, Guillermo Magaz, que las inspecciones técnicas constituyen un elemento esencial para minimizar el impacto medioambiental de los sistemas de transporte.

Estos centros especializados mejoran la calidad del aire controlando partículas y gases nocivos y contribuyendo a retirar de la circulación los vehículos cuyas emisiones excedan los límites marcados por la ley, ayudando a reducir la polución.

Recopilación de datos a través del OBD

En concreto, la información que se va a recopilar por medio del interfaz electrónico de conexión de los vehículos, OBD, en los matriculados a partir del 1 de enero de 2021, será la del número de identificación del vehículo, emisiones medias de CO2, combustible o energía eléctrica consumida y distancia recorrida.

En aquellos vehículos con más de un sistema de energía, también se recabarán datos sobre el combustible o energía consumida y la distancia total recorrida con cada uno de los sistemas.

Las estaciones de ITV españolas cuenta, según Aeca-ITV, con la capacidad técnica y medios de diagnosis necesarios para recopilar esta información en cuanto los sistemas informáticos de la Administración permitan su comunicación, siendo uno de los primeros países de Europa que lo puede realizar.

En este sentido, la comprobación de emisiones por medio de la interfaz de OBD, se lleva realizando desde hace tres años en España.