Las previsiones iniciales para los primeros meses del 2020 contemplaban una continuidad en la tendencia del 2019, con bajadas del mercado un poco por encima del 6%, tendencia que se iría frenando según avancen los meses, para llevar el ejercicio a cifras entre 12.000 y 12.500 vehículos. Pero en marzo apareció el Covid-19, para alterarlo todo, como nunca antes había sucedido.

Lejos queda el máximo de 15.942 alcanzado en 2016, y más lejos quedará la cifra que se alcance en este 2020. En marzo las entregas y las matriculaciones, aún mantuvieron la inercia, con cifras similares a las del año anterior, pero en abril se desplomaron hasta las 429 unidades, con una caída del -56% con respecto a 2019 y de -61% a 2018.

Según los datos facilitados por la Asociación de Fabricantes de Remolques y Semirremolques Asfares, la matriculación de remolques y semirremolques de más de 12 toneladas en mayo de 2020 ha sido de 659 unidades, lo que equivale a una reducción del 35,3%, con respecto a las 972 unidades del mismo mes del año pasado como consecuencia del coronavirus.

En el acumulado a mayo la caída ya supera el 21%, con 4.105 unidades en los cinco primeros meses, frente a las 5.239 de hace un año, mientras que en el interanual el retroceso es del -12,17% con casi 1.600 semirremolques menos.

Por tipos, sólo los los furgones (+82,46%) han mantenido el tipo y se mantenían por encima de las cifras de un año antes. Por contra las caídas son muy importantes en lonas (-34,79%) y frigoríficos (-28,37%), por encima de la media.

En cuanto a fabricantes, sólo Lecitrailer mantiene el tipo, con 982 unidades (+2%) y una cuota de mercado del 23,9%, mientras que Schmitz con sólo 671 unidades se hunde (-32%), como consecuencia del cierre de las fronteras en estos meses a la importación de unidades producidas fuera de España.

En cuanto a las perspectivas, se estima un posible repunte en julio que con el paréntesis de agosto, sería la antesala de una paulatina suavización de la curva durante el último cuatrimestre, para finalizar 2020 en el entorno de las 9.000 unidades que equivaldrían a una caída del 30% del mercado. Aunque para poder confirmarlo, habrá que esperar siete meses aún.

Algo parecido podría pasar con la evolución del mercado de semirremolques a nivel europeo, en el que la demanda también se retraerá este 2020 un 44%. En total, la consultora Clear estima que las matriculaciones de semirremolques en el Viejo Continente se reducirán en un 31% entre 2018 y 2020, con un recorte de la producción en cifras similares. Aún así, el crecimiento del mercado no sería suficiente para recuperar lo perdido en 2020 y se necesitarán varios ejercicios para regresar a los volúmenes de 2018.