Los elevados fletes finalmente han convencido a los propietarios de buques no operadores, NOOs por sus siglas en inglés, para encargar nuevas construcciones de pequeño y medio tamaño, que habían dejado de adquirir ante la falta de pedidos.

Desde principios de 2021, han realizado no menos de 113 pedidos, que suman 454.000 TEUs de buques de entre 1.300 y 7.000 TEUs de capacidad, según recoge la consultora Alphaliner. Incluso los de origen alemán, que en su momento dominaban el mercado pero en los últimos años han estado más desaparecidos, han vuelto a encargar nuevos buques.

En general, los pedidos en su caso tienen un carácter especulativo, pues solamente algunos buques serán fletados. Desde abril, los propietarios no operadores de alemania han encargado 44 buques que suman 122.000 TEUs.

Pedidos por países

En concreto, Asiatic Lloyd ha realizado un pedido por tonelaje equivalente a 7.100 TEUs, MPC Group ha encargado unidades de 5.300 TEUs y Hartmann Reederei ha optado por buques de 3.500 TEUs, mientras que Briese, Schoeller, USC Barnkrug y Vega Reederei han encargado buques de 1.300, 1.800 y 2.700 TEUs.

De momento, estos buques no estarían alquilados a ningún operador, mientras que las tres unidades encargadas por Nordic Hamburg de 1.380 TEUs en astilleros chinos serán alquiladas a largo plazo a BG Freight Line.

Los NOOs de otros países, especialmente de Grecia, también han vuelto a escena, con Navios, Capital, Euroseas y Tsakos realizando pedidos de buques de entre 1.800 y 5.300 TEUs, que sumarían en total 50.000 TEUs. En Bélgica, CMB ha encargado cuatro para el transporte ‘reefer‘ con una capacidad de 6.000 TEUs y aunque aún no han sido fletados, se rumorea que estaría negociando con Maersk.

En la región de Asia-Pacífico, Seaspan contará con al menos 25 portacontenedores nuevos de 7.000 TEUs, para los cuales ya tiene cerrados alquileres a largo plazo. Igualmente, EPS, con sede en Singapur, ha encargado siete buques de este tamaño y ya ha llegado acuerdos para al menos cinco de ellos.

En su caso, Goto Shipping of China ha realizado pedidos para la construcción de 16 buques con capacidades que oscilan entre los 1.100 y los 2.500 TEUs, pero aún no está claro si se destinarán al mercado de fletes.

No obstante, según señalan desde Alphaliner, aunque se han realizado numerosos pedidos de buques entre 1.300 y 7.000 TEUs, hasta la fecha no hay ninguno de buques por debajo de los 1.000 TEUs de capacidad, lo cual es preocupante teniendo en cuenta que este segmento tiene unos 16 años de media y que su demanda ha sido elevada en los últimos tiempos, especialmente para los buques entre 700 y 900 TEUs.

Venta a los usuarios finales

La reactivación de los pedidos por parte de los propietarios no operadores compensará en parte la pérdida de 266 buques que sumaban 942.700 TEUs de capacidad, divididos en embarcaciones entre los 500 y los 8.000 TEUs, que fueron vendidos a usuarios finales en los últimos 12 meses.

Nunca antes en la historia se había registrado la venta de tantas embarcaciones a las navieras en un espacio tan corto de tiempo. El motivo es que ahora prefieren comprar antes que comprometerse a alquilar durante varios años a las cifras astronómicas en las que han llegado a situarse los fletes.

Por ejemplo, MSC ha comprado unos 115 buques a NOOs desde el 1 de octubre de 2020, que suman 433.800 TEUs de capacidad, mientras CMA-CGM ha adquirido unos 29 de esta forma, con un total de 96.460 TEUs. En el caso de Wan Hai Lines, la cantidad asciende a 15 buques que disponen de 116.000 TEUs de capacidad.

Además, Hapag -Lloyd, TS Lines, RCL, Sea Consortium, GFS, Maersk y Sinokor también han estado muy activas en la compra de tonelaje a los propietarios de buques.

 

banner-suscripción-a-cadena-de-suministro-750x110px