La Autoridad Portuaria de La Coruña ha alcanzado un acuerdo con el Instituto Tecnológico de Galicia, organismo certificador en España del sello de sostenibilidad Breeam, para que los proyectos de mejora y regeneración de los espacios portuarios cuenten con este certificado internacional.

Antes de emitir la nota final, se analizan múltiples requisitos agrupados en seis categorías. En primer lugar, la gobernanza, que tiene en cuenta la participación de la comunidad en la toma de decisiones respecto al diseño, construcción, funcionamiento y gestión del proyecto.

A continuación, el bienestar social y económico, así como la toma de medidas que permitan un uso eficiente de los recursos y la energía. También se valora el uso sostenible del suelo y la mejora de la riqueza ecológica del emplazamiento.

Por último, se estudia la disponibilidad de infraestructuras de transporte y movilidad sostenibles, y la adopción de soluciones innovadoras que puedan generar un beneficio medioambiental, social o económico.

Por encima de la normativa

Al utilizar la metodología Breeam en todas las actuaciones de revitalización de los espacios portuarios, se garantizará que los proyectos se desarrollen con los mayores estándares de calidad social y ambiental, muy por encima de lo que exige la normativa.

En este caso, se aplicará tanto a la transformación de los muelles de Batería y Calvo Sotelo como a las mejoras que se puedan llevar a cabo en otros ámbitos, como el muelle de Trasatlánticos, el de Méndez Núñez o el entorno de la Lonja.

La iniciativa se incardina además en todo el programa ‘A Coruña Green Port‘, para la utilización de energías renovables y la digitalización de la actividad industrial, tanto en el propio puerto como en los polígonos del área metropolitana.

Tras el acuerdo alcanzado, se garantiza que todos los proyectos de integración y mejora urbanística superarán el mismo examen de excelencia que regeneraciones urbanas icónicas como la de Malmö, Suecia, que superó el cierre de sus astilleros y su zona portuaria en los 90, desarrollando en esa superficie el barrio de Masthusen.