Este pasado miércoles llegaba el primer tren del servicio a Noatum Terminal Málaga.

Como puertos de entrada y salida de la red TEN-T, los puertos son el punto de unión de las diferentes cadenas de suministro.

A lo largo del último año, expertos del sector marítimo y portuario han estado evaluando la legislación europea para el sector ferroviario desde una perspectiva portuaria. Como resultado, la Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo, y la Federación Europea de Puertos Interiores, Efip, han presentado un documento conjunto con su posición al respecto.

En él, recuerdan que las Autoridades Portuarias suelen manejar diferentes áreas relacionadas con el transporte, la logística, la industria, la energía, el crecimiento azul y los intereses de la comunidad, sin que el ferrocarril sea a día de hoy algo prioritario para ellas.

Además, las  conexiones ferroviarias en los puertos europeos varían considerablemente en cuanto a su desarrollo y gestión, operativa, sistemas de carga y relaciones contractuales entre el puerto y los operadores ferroviarios. Los puertos europeos son la base de la multimodalidad, pues las operaciones ferroviarias eficientes y las conexiones hacia y desde estas instalaciones o incluso en su interior, son esenciales para impulsar el uso del ferrocarril como modo de transporte sostenible.

Por eso, es importante apostar por la inversión y desarrollo de conexiones de última milla y conectar las redes ferroviarias nacionales a través de los puertos con las terminales privadas. En este sentido, los fondos CEF deberían priorizar las conexiones hacia y desde el puerto, mientras que los Estados Miembros deberían eliminar los obstáculos legales o gubernamentales que impiden el desarrollo de estas líneas.

Reducir la congestión

Generalmente, los recintos portuarios se ubican en los alrededores de las núcleos urbanos o incluso dentro de ellos. En este sentido, tal y como recalcan desde Espo y Efip, el transporte ferroviario presenta numerosas ventajas y constituye una manera efectiva de reducir la congestión en las carreteras.

Como puertas de entrada y salida de la red TEN-T, los puertos son el punto de unión de las diferentes cadenas de suministro. Para sacar el máximo rendimiento de sus capacidades, deben apostar por conexiones eficientes y sostenibles con su ‘hinterland y el ferrocarril puede ser imprescindible para ello.