El próximo jueves 24 la sección de estiba de los sindicatos UGT, CCOO y Coordinadora se reúnen con el presidente de Puerros del Estado, José Llorca, en la sede del organismo público en Madrid. Esta previsto que el encuentro sea a primera hora de la mañana con UGT y CCOO, mientras que la reunión con Coordinadora se celebrará a partir de las 13 horas.

La reunión se produce a petición de los sindicatos tras las últimas manifestaciones que Llorca ha realizado a la prensa en las que señala textualmente que “en la autoasistencia en la carga y descarga de automóviles nuevos, se va a convocar una reunión especifica con las terminales de coches, los sindicatos de la estiba y la patronal de fabricantes porque actualmente no se cumple con la ley, las empresas ya no pueden llamarse estibadoras de coches y únicamente podría formar parte de las SAGEP en los porcentajes de actividad no relacionados con los vehículos nuevos que practiquen”.

Por ello, José Antonio Olaizola, secretario federal de Puertos, Aduanas y Consignatarias de UGT, ha señalado a cadenadesuministro.es que quiere que Llorca le diga dónde exactamente no se está cumpliendo la ley “porque entonces estamos en la ilegalidad y no soy consciente de ello”.

En su opinión, el presidente de Puertos del Estado se extralimitó en sus manifestaciones porque el artículo 155 de la actual Ley de Puertos deja muy claro que aunque la manipulación de vehículos nuevos ya no es un ámbito exclusivo de la estiba “las empresas que estén autorizadas para la realización de actividades comerciales deberán atender sus  necesidades de personal para estos servicios mediante la utilización de personal de la  SAGEP siempre y cuando su oferta sea igual o más ventajosa en términos de calidad y coste en el sector de la estiba”.

Provocación de los comentarios

Para Olaizola, las opiniones del presidente de Puertos del Estado han sido una “provocación” y parece que su único objetivo es “presionar para que realicen la manipulación de vehículos nuevos empresas fuera de las SAGEP. En otras palabras, que vengan las ETTs a los puertos para abaratar aún más la calidad y los precios”.

Con su actitud, el responsable de UGT entiende también que Llorca busca liberalizar de facto este sector una vez que en la Ley 33/2010 «no se consiguió por parte de los fabricantes de vehículos.

En esta misma línea insiste Ernesto Gómez, asesor de estiba de CCOO. al asegurar también a cadenadesuministro.es que “aunque en efecto la manipulación de vehículos nuevos es un servicio comercial, las condiciones de competencia para su realización deben estar dentro del sector de la estiba como dice la ley”.

Buen conocedor del sistema portuario

Antes de hacer más valoraciones, Gómez prefiere escuchar lo que el presidente del organismo público les exponga “porque reconozco que Llorca conoce muy bien los puertos y su funcionamiento y, por ello, piensa mucho lo que dice en público”.

Tras el encuentro en Puertos del Estado, los tres sindicatos mayoritarios tienen previsto reunirse a continuación para acordar puntos de acción conjunta en este asunto y hacer así mayor presión.

Convenio Marco de la estiba, en dique seco

Respecto al nuevo Convenio Marco de la Estiba, tanto UGT como CCOO han reconocido que las negociaciones están paralizadas desde hace tiempo con la patronal Anesco. Como se recordará, la patronal y los sindicatos iniciaron los contactos el pasado año para dar solución al conflicto creado con el IV acuerdo marco firmado únicamente por Anesco y Coordinadora y que la Audiencia Nacional invalidó al considerar que se extralimitaba en sus ámbitos de actividad.

En opinión de Ernesto Gómez, “este asunto no puede ir hacia adelante con el bloqueo de la negociación colectiva general que vive el país”. Aunque hay contactos puntuales sobre este asunto, reconoce que “la realidad es que se está negociando particularmente por puertos con acuerdos tácitos en función de las intereses de las empresas estibadoras y de los clientes, como está pasando en Barcelona o Valencia”. No obstante, reconoce que son acuerdos que no se registran por parte del ministerio de Trabajo y que “pocos hemos visto impresos”.